El presidente de EE.UU., Barack Obama, habló por teléfono con su homólogo iraní, Hasán Rohaní, y cree que pueden llegar a un acuerdo nuclear.

Según Obama, la conversación telefónica constituye "la primera comunicación entre los presidentes de Irán y EE.UU. desde 1979".

El anuncio de Obama surge un día después de que el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, asegurara que su país demostrará el carácter pacífico de su programa nuclear.

"El programa nuclear iraní no es más que un programa de paz, y vamos a demostrárselo a la comunidad internacional", afirmó Zarif a los periodistas.

Al referirse a las labores del Consejo de Seguridad de la ONU en torno a una resolución sobre las armas químicas en Siria, Obama señaló que este documento podría convertirse en un "gran avance diplomático".

"Esta es una resolución vinculante destinada a que el régimen de Assad cumpla sus promesas, o se enfrentará a las consecuencias", agregó el jefe de Estado, destacando que "vamos a tener que estar atentos a su cumplimiento, pero podría ser una gran victoria para la comunidad internacional".

El mandatario también se refirió a la aguda situación económica que atraviesa su país y advirtió que el impago de la deuda de EE.UU. podría desestabilizar la economía mundial.