Un poderoso terremoto de magnitud 8,6 y fuertes réplicas sacudieron el miércoles la costa de Indonesia, provocando que personas en sectores tan lejanos como el sur de India salieran de sus casas, aunque había pocos riesgos de que se formara un devastador tsunami como el ocurrido en la región en el 2004.

Indonesia dijo que estaba revisando información sobre daños o víctimas, pero de forma sorprendente, no se habían recibido reportes negativos horas después de registrados los sismos, incluyendo Aceh, la provincia más cercana al epicentro y que fue devastada por el desastre de hace ocho años.

Sin embargo, algunas áreas cercanas al epicentro son remotas y podría tomar tiempo determinar si existen daños.

Muchas personas quedaron asustadas por los fuertes temblores.

"Está oscuro aquí afuera pero tengo miedo de ir a casa", dijo Mila, una mujer de 41 años que decidió refugiarse en la principal mezquita de Banda Aceh, la capital provincial.

"Sólo quiero permanecer alerta porque temo que habrá más temblores. Somos humanos, es natural que tengamos miedo, pero realmente deseo que todos estemos a salvo", indicó.

Olas de hasta un metro de alto fueron vistas cerca de islas frente a Aceh, pero Indonesia canceló una alerta de tsunami. Las autoridades locales dijeron que la zona más afectada era la isla escasamente poblada de Simeulue, situada frente a la costa sur de la provincia.

El primer sismo ocurrió a las 0838 GMT y una réplica de magnitud 8,2 fue reportada dos horas después, a las 1043 GMT. Otros dos poderosos temblores remecieron el sector más tarde.

Alertas canceladas

El Centro de Alertas de Tsunamis de Pácifico, un organismo estadounidense con sede en Hawái, también levantó sus alertas de maremoto para toda la cuenta del Océano Indico, luego de mantenerlas por varias horas.

"Las lecturas de los niveles ahora indican que la amenaza ha disminuido o ya no existe en algunas áreas", dijo la agencia en un boletín.

Tailandia e India también cancelaron sus alertas de tsunamis.

Tailandia, Indonesia, Sri Lanka e India fueron seriamente afectados por el tsunami del 2004. Al menos 230.000 personas en 13 naciones de la cuenca del Océano Indico perdieron la vida ese año tras el desastre, incluyendo 170.000 sólo en Aceh.

El año pasado, un terremoto y posterior tsunami frente a la costa noreste de Japón mató a al menos 23.000 personas y desató la peor crisis nuclear en 25 años cuando las olas impactaron la estación energética de Fukushima.

El miércoles, personas cerca de la costa en seis provincias tailandesas recibieron la orden de trasladarse a terrenos altos. Las autoridades cerraron por unas horas el aeropuerto internacional en el centro vacacional de Phuket.

Los terremotos ocurrieron a unos 500 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Banda Aceh, en la parte norte de la isla indonesia de Sumatra, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés). El primero tuvo una profundidad de 33 kilómetros.

La agencia de manejo de desastres de Indonesia dijo que la electricidad se había cortado en la provincia de Aceh y que la gente se reunió en terrenos más elevados a medida que las sirenas advertían del peligro.

"No hay electricidad, hay embotellamientos para acceder a zonas altas. Las sirenas y los rezos del Corán de las mezquitas están por todas partes", dijo Sutopo, portavoz de la agencia.

La televisión indonesia mostraba a personas reunidas en mezquitas en Banda Aceh. Otras estaban en las calles, sosteniendo niños llorando.

"El sistema de advertencias funcionó", declaró el presidente Susilo Bambang Yudhoyono.

Los sismos del miércoles se produjeron casi en la misma zona del terremoto del 2004, que ocurrió a una profundidad de 30 kilómetros a lo largo de la falla que corre debajo el océano Indico, frente al oeste de Indonesia y hacia la Bahía de Bengala.