Usuarios del transporte urbano colectivo de Managua que asistieron a la sucursal de MPESO en Ciudad Jardín, consideraron en su mayoría que el sistema de tarjetas para el pago de los buses es bueno, pero la empresa tiene que agilizar el servicio y corregir las fallas que aún tiene y que hacen perder tiempo, trabajo y clases a las personas que asisten a buscar el plástico o la recarga.

La consulta con los usuarios del transporte colectivo mostró opiniones divergentes en torno a las bondades del sistema, sin embargo todos coinciden en que la empresa MPESO es responsable por las fallas que están ocurriendo y debe corregirlas.

Al respecto, Francisco García manifestó que el sistema que se está implantando en Managua para el transporte colectivo es bueno, pero hay que corregir los problemas que han surgido en el mismo.

Migdalia Sevilla dijo por su parte que ella llegó a sacar su tarjeta hasta ahora por falta de tiempo, primero fue al Zumen pero no la pudo comprar y ahora asistió a Ciudad Jardín donde sí lo pudo hacer.

Señaló que “el sistema es bueno, hay en otros países y tenemos que modernizarnos, pero la empresa MPESO tiene que agilizar más la atención a la gente y mejorar el problema con las recargas, pero debemos tener más paciencia porque al final todos tendremos la tarjeta”.

Falta personal para atender las filas

Sin embargo, Braulio Mora afirmó que “en los puestos de MPESO por falta de personal se atrasa a la gente que tiene que trabajar, no hay prioridad para los viejitos, ni para las mujeres que llegan cargando niños, pero además abren tarde y aquí hay gente esperando desde las cinco de la mañana”.

Entre tanto Karent López afirmó “esto es un atraso total, estoy aquí desde las cinco y media, vengo a buscar la tarjeta, pero el mecanismo es malo porque se están haciendo fila para cada uno de los requisitos y eso atrasa a las personas que tenemos que trabajar”.

Por su lado, María José Paiz también consideró que “el servicio que están dando en la entrega de la tarjeta es malo porque muy pocas personas hay atendiendo las filas y eso hace perder tiempo de trabajo y clases, porque en las ventanillas solo hay tres personas atendiendo a la gente que viene a solicitar una tarjeta o recarga”.