El jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, exigió la noche de este jueves a la empresa francesa Airbus que se haga responsable por la falla detectada en una de las alas del avión presidencial venezolano.

Desde el Palacio de Miraflores (Casa de Gobierno), y en compañía del presidente boliviano Evo Morales, Maduro reiteró que la responsabilidad es de la empresa francesa ¿se puede confiar en Airbus para la seguridad de un Presidente? Cuestionó, e hizo el llamado a rendir las explicaciones correspondientes sobre lo sucedido.

El jueves, el mandatario reportó sobre una grave falla en una de las alas del avión presidencial por lo que justificó el uso del avión de ALBA, un Ilyushin IL-96 de Cubana de Aviación, durante su reciente visita a la República China.

Por su parte, un portavoz del fabricante aeronáutico europeo Airbus, respondió ese mismo día que la falla detectada por organismos venezolanos y denunciada por el Presidente "son problemas que ocurren de vez en cuando en los aviones en servicio".

Maduro afirmó que el avión “se fue para Francia, para los talleres de la Airbus y estuvo allá cinco meses (…) Ahora, cuando regresó, yo ordené que le hicieran una revisión a fondo. Yo tenía una corazonada, no me sentía cómodo”, detalló.

"Y efectivamente después de 10, 12 días que le hicieron pruebas intensas de diverso signo, le apareció una grave falla en una de las alas", agregó el jefe de Estado venezolano. El uso del avión del ALBA por parte del jefe de Estado venezolano le trajo críticas por parte de la oposición venezolana.

Durante las declaraciones que ofrecieron los mandatarios a la prensa, el Presidente hizo referencia a las razones por las cuales decidió no participar en la 68º Asamblea de la ONU.

Recordó la denuncia contra Roger Noriega, y Otto Reich, (exsubsecretarios de Estado de Estados Unidos para América Latina), “responsables en los años 80 de la guerra contra Nicaragua y ahora, son enemigos de la Patria venezolana, están liderando la guerra económica contra nuestro pueblo”.

El presidente venezolano señaló que en la ciudad de Vancouver, ubicada al sureste de Canadá, se enteró sobre dos planes de sabotaje que se gestaban en Estados Unidos en su contra, por lo que no asistió a la Asamblea General de la ONU y optó por regresar a Venezuela tras su viaje a China

Reich ha sido condenado por el General Accounting Office (Oficina General de Auditoría, GAO por su siglas en inglés) por haber “utilizado fondos federales para publicidad o propaganda no autorizada por el Congreso”.