A un par de semanas de que entre en vigencia la nueva Ley de Defensa de los Derechos de los Consumidores y Usuarios, continúa la polémica por el artículo 10 que prohíbe el cobro de propina obligatoria en los diferentes restaurantes y hoteles.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y los dueños de establecimientos comerciales, han pedido incluso a la Asamblea Nacional la reforma de este artículo, a lo cual se oponen otros sectores de la sociedad.

El Instituto de Defensa del Consumidor (Indec) defendió el derecho que tienen los trabajadores de recibir propina, pero señaló que esto debe ser voluntario y no estar establecido en la factura, tal y como ha sido la práctica hasta el momento.

Gustavo Ortega, representante del Indec, explicó que cuando uno llega a un restaurante le aplican un 15% de IVA, un 10% de propina, y un 5% si se paga con tarjeta de crédito, lo que representa un incremento del 30% del total consumido.

Ortega indicó que este 10% de IVA va directo a una caja única, administrada por el dueño del local, y no por los trabajadores.

“Los dueños de restaurante deben de pagarle el (salario) mínimo a los trabajadores, lo que pasa es que en muchos lugares, en grandes hoteles y en grandes restaurantes, al mesero le pagan una tontera y agarran la propina como un anexo al salario”, aseguró el representante del INDEC, quien instó al Ministerio del Trabajo revisar la situación en cada establecimiento.

Propina reemplazaba salario mínimo

Los diputados de la Asamblea Nacional también son de la opinión de que la ley debe quedar tal y como está, ya que la propina debe ir en dependencia de si el cliente queda satisfecho con el servicio y no como una exigencia del dueño del local.

“La propina venía siendo un instrumento del empresario para no asumir ni siquiera el salario mínimo con el trabajador. Esa distribución colectiva (de la propina) la centralizaba el empresario para utilizarlo como un complemento de salario del trabajador, cosa que no es correcta”, señaló el diputado José Figueroa, vicepresidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional.

Para el diputado Wilfredo Navarro la propina debe ser un “premio” al servicio, y por lo tanto no estar sujeta a la obligatoriedad dentro de la factura.

“Lo que pasa aquí es que los dueños de restaurantes, los dueños de los locales, le pagan salarios de hambre a los pobres meseros y hacen que sea el cliente el que comparta su obligación de pagarle un salario adecuado al trabajador”, aseguró.