Centenares de niños que estudian en la escuela de la comunidad Dirita, en el municipio de Ticuantepe, se convirtieron en protagonistas de la restitución de derechos al estudio en condiciones dignas, gracias a la remodelación de su centro de estudios, por parte de la municipalidad y del Ministerio de Educación.

Con parte del 5% de los fondos de las transferencias municipales destinados a educación, las autoridades locales en ese municipio, junto a la comunidad, realizaron el remozamiento del centro escolar que alberga a más de 200 estudiantes en las modalidades de educación inicial, primaria regular y multigrado.

Durante un pequeño acto cultural, los niños y niñas del centro agradecieron a las autoridades y al gobierno sandinista, por la dignificación de los ambientes escolares en su escuela.

“Ahora quedó bonita y dan más ganas de estudiar para ser los mejores, antes estaba toda rayada, sucia, pero ahora está como nueva”, explicó el pequeño Gerald Parrales.

Otros estudiantes, como la niña Doris Rodríguez, indicó que todos los estudiantes deben poner de su parte para cuidar el centro y mantenerlo siempre limpio y bonito, de manera que las obras de mantenimiento realizadas perduren.

“Nuestra responsabilidad ahora es cuidar la escuela, no rayarla ni ensuciarla, hay que saber cuidar nuestra escuela”, afirmó.

Rita Reyes, directora de la escuela, explicó que entre las mejoras que se realizaron está la pintura de los cuatro pabellones, el mantenimiento de baños y entechado de una parte del centro. Para ello se ejecutó una inversión de 202 mil córdobas.

Por su parte Ligia Ramírez, alcaldesa de Ticuantepe, afirmó que este año se han realizado obras de dignificación en 4 centros escolares más, gracias al 5% de la transferencia municipal para educación que se calcula en 900 mil córdobas.

Ramírez explicó que el compromiso de la comunidad es cuidar la infraestructura del centro y apoyar en el mantenimiento de la escuela.