Sáenz explicó que el brote se presentó este lunes en El Viejo e inmediatamente el Minsa comenzó a realizar la investigación epidemiológica cuyo resultado fue que todas las personas habían consumido queso contaminado.

Comentó que la intoxicación provocó en los afectados dolores de estomago, sudoraciones, dolores de cabeza y en algunos casos diarreas.

Indicó que las personas que se presentaron a las unidades de salud presentando esos síntomas fueron atendidas de manera inmediata y fueron internados para prevenir cualquier complicación posterior.

“Fueron afectados en total 19 personas, de esas se hospitalizaron 5 niños y una embarazada,  para prever o evitar cualquier complicación en este momento lo que hacemos es hospitalizarlas por 24 o 48 horas para dejarlas en observación. El día de hoy se les está haciendo su revisión para darles de alta”, informó Sáenz.

Silais-Managua realiza investigación epidemiológica

El queso consumido por los afectados fue adquirido en Managua, indicó Sáenz y explicó que en la capital son muchos los compradores de queso que lo compran en las zonas ganaderas para distribuirlo en los diferentes departamentos del país.

Aseguró que en este momento el Silais Managua está haciendo una inspección sanitaria con la persona que distribuyó el producto a las personas de  Chinandega “para ver en que otros lugares se distribuyó, cómo fue el traslado, dónde fue el  origen de la compra”.

Comentó que se conoce que el queso es proveniente de San Carlos y procederán a investigar cuál fue el proceso  de traslado, el almacenamiento, la manipulación  del queso desde que salió de  San Carlos hasta llegar a Chinandega.

Según Sáenz en Managua el queso se vendió en el mercado Iván Montenegro, “ahí está ubicado el negocio de la persona que vende estos productos y en este momento se está  hablando para darle recomendaciones, capacitarlo y evitar que se produzcan otros  brotes de este tipo, porque todo producto alimenticio  sino se manipula adecuadamente puede  provocarnos brotes de intoxicaciones alimenticias”.

El doctor Sáenz indicó que se han tomado muestras del queso contaminado las cuales se enviaron al laboratorio para hacer los análisis respectivos, sin embargo dijo que hasta el momento no se tienen resultados sobre cuál sería la bacteria que provocó la intoxicación.

“En este momento lo que nosotros recomendamos a las personas es que los que comercializan estos productos es que deben de  transportarlos adecuadamente y manejarse  de una manera que no lo contaminen  con el suelo, o en el vehículo que lo traen o expuesto a moscas”, indicó Sáenz.

Finalmente reiteró que el brote fue un caso cerrado, “ya se controló, fue un brote de una intoxicación alimentaria leve” y agregó que el queso fue decomisado de los lugares donde se estaba distribuyendo.