El presidente colombiano Juan Manuel Santos no habló sobre Nicaragua y tampoco sobre su desacato al fallo emitido en noviembre por la Corte Internacional de Justicia, tal y como se esperaba hoy durante su intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Santos se limitó a exponer temas internos de los colombianos como la guerra y el narcotráfico, en el Sexagésimo Octavo Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la ONU.

El mandatario colombiano entregó ayer al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, una carta de protesta por lo que denomina “pretensiones expansionistas” de Nicaragua en el mar Caribe, a la que habrían sumados sus firmas los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla, y Ricardo Martinelli, de Panamá.