Durante los primeros siete meses de este año la factura petrolera de Nicaragua permitió ahorrar 94.7 millones de dólares, respecto a lo invertido en igual período de 2012, informó hoy el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Según el Informe Comercio Exterior de Mercancías Enero-Julio 2013 de esa institución emisora, el descenso en esos meses de las importaciones del hidrocarburo en 12.3 puntos porcentuales representa el nivel más bajo en esa etapa en el último trienio.

En el lapso en cuestión las importaciones petroleras de Nicaragua representaron 673.2 millones de dólares, cifra menor con relación con los 767.9 millones de dólares del 2012 y los 776.2 millones de dólares de 2011.

El BCN atribuyó ese comportamiento a la reducción en el último año del precio de ese combustible fósil en el mercado internacional y de sus similares, así como a la disminución del volumen de las compras.

Recordó que el año anterior los trabajos de mantenimiento realizados en la única refinería de este país, ubicada en Managua y propiedad de la compañía petrolera Puma Energy, con sede en Ginebra (Suiza), impulsaron las importaciones.

La recuperación de la capacidad de esa empresa incidió en la disminución del volumen de las compras este año: sólo en julio la factura petrolera registró 87.0 millones de dólares, monto menor en 37 mil dólares con respecto al mismo mes del 2012.