Bailarines de ocho países participan en el décimo noveno Festival Internacional de Danza Contemporánea, que hoy tiene reservada una noche artística sazonada con gotas de realidad en el capitalino Teatro Nacional Rubén Darío de Nicaragua.

Monchichi, historia de migrantes de segunda y tercera generación enfrentados con el fenómeno de las diferencias interculturales, es la propuesta reservada para hoy por el dúo alemán que asiste al encuentro, junto a solistas y compañías de España, Cuba, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Nicaragua.

Una pareja, un árbol, la armonía, la distancia y la búsqueda de la identidad constituyen el centro alrededor del cual gira la historia, montada a partir de la mezcla del B-boing o break dance y el baile contemporáneo.

Los integrantes del dúo Wang/Ramírez, Honji Wang y Sébastien Ramírez, mostrarán al público que asista a la sala principal de este país el resultado de la fusión de elementos de las culturas de las cuales provienen y que sustenta, incluso, su relación de pareja en la vida.

Ella, alemana y con raíces coreanas, tomó clases de ballet en Frankfurt, domina las artes marciales y es considerada una de las bailarinas más reconocidas en la cultura hip hop en suelo alemán, en tanto Ramírez creció en Francia, aunque su origen es español.

Según ambos, la obra que presentarán esta noche "es una declaración de amor a la danza y una demostración de lo que representa la fusión de diferentes estilos".

Durante la jornada inaugural de esta nueva edición del festival, el jueves 19 de septiembre, la Sala Mayor del Rubén Darío acogió a la Compañía Nacional de El Salvador, a la de Cámara Danza de la Universidad Nacional de Heredia, Costa Rica, y a la Compañía de la Escuela Nacional de Guatemala.

También ese día demostraron su arte en ese escenario la solista salvadoreña Paola Lorenzana, la agrupación Danza Contemporánea de Cámara de Nicaragua, que dirige Gloria Bacon; la Danza Contemporánea de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-Managua, de Ally Reyes; y la Compañía Arte y Danza, de Sandra Gómez.

Este año la fiesta rinde homenaje a Evangelina Villalón, maestra de las generaciones pioneras de bailarines de esta manifestación en Nicaragua, cuya carrera inició en 1961 y desde entonces promovió propuestas de vanguardias y posmodernas de esa disciplina en Mesoamérica.

Además de las presentaciones en esta capital y en la central ciudad de Matagalpa, subsede del evento, en estos días acontecerán conferencias magistrales de Villalón, talleres de superación en danza contemporánea y reuniones entre los directores artísticos asistentes al evento, programado hasta el venidero sábado.