Aún con el avance logrado en las últimas semanas, el primer día de implementación del pago único con tarjeta en algunas unidades del transporte urbano de Managua, paralelo al pago mixto en las restantes, causó cierta inconformidad en algunos usuarios capitalinos.

Francisco Alvarado, director del Instituto Regulador del Transporte Municipal (IRTRAMMA) dijo que son 250 buses los que aceptan pago solamente con tarjetas, lo que reconoció que está creando ciertas incomodidades, pero añadió que han sido sancionados algunos conductores de buses que no andaban rotulados para indicar si andaban con el uso mixto o sólo con tarjeta.

Entre tanto Anielka Cuaresma, vocera de MPESO, manifestó que el proceso está avanzando bien y ha tenido aceptación el sistema de pago con tarjeta.

"A estas alturas llevamos 25 mil pagos con tarjetas", y añadió que el 70 por ciento de las unidades de buses, 585, están aceptando pago mixto y un 30 por ciento están aceptando solo tarjeta.

Aceptó que sin embargo hay personas inconformes con el sistema, incluyendo mucha gente que no andaban su tarjeta de pago para el transporte urbano de Managua, pero manifestó que al primero de octubre andará el 100 por ciento de los buses aceptando solo pago con tarjetas.

Buses vacíos en los que se paga con tarjeta

Entre tanto Leonel Cano, usuario manifestó “estamos viendo algunos buses no se quieren detener, van vacíos, no sé si son monedas y tarjetas, o solo tarjetas, pero por lo menos la 119 solo aceptaba tarjetas y algunos no andábamos, quizás algún día nos vamos a poder acostumbrar bien, pero por lo pronto yo no la ando porque tuve problemas con el saldo y estaba esperando que se aclararan las cosas”.

Por su lado, Marbellí Gutiérrez, manifestó “empecé a usar su tarjeta, pero después continué pagando en efectivo, por algunos problemas, pasé buscando recarga y no había en la agencia, el sistema puede ser bueno, pero además nos atrasamos con las filas”.

Brenda Aguilar por su lado expresó que está bien que se use las tarjetas, pero señaló que esto representa una transición en la que la gente poco a poco se irá acostumbrando.