La actitud del mandatario Juan Manuel Santos de montarse en un barco de la armada colombiana, solo puede calificarse como una señal de desesperación, al no tener argumentos jurídicos que le hagan darle vuelta a la sentencia que emitió la Corte Internacional de Justicia del 19 de noviembre del 2012.

Lo anterior son parte de las reflexiones hechas por el jurista internacional Mauricio Herdocia, que lamentó que el Gobierno de Colombia, siga sumando acciones de rebeldía ante el Derecho Internacional, mientras Nicaragua sigue llamando al dialogo binacional y apostando a las normas jurídicas para solucionar los diferendos limítrofes.

“Hemos logrado colocar a Colombia en una encrucijada, en la cual solo queda mirar hacia el derecho internacional y su cumplimiento”, dijo Herdocia al alabar al Gobierno de Nicaragua, por el manejo jurídico internacional que ha hecho de este tema.

Valoró que independientemente de la actitud hostil y del lenguaje bélico profesado por Santos, este en ningún momento rehusó afrontar esta nueva demanda de Nicaragua en el terreno de la CIJ.

“Ellos mismos están aceptando que tienen que ir a defender el caso ante la Corte Internacional de Justicia. A mi parece que el gran mensaje de todo esto, es que Nicaragua ha logrado colocar al Presidente Santos y a Colombia en el terreno donde ella es poderosa, que es el campo del derecho internacional, en el campo de los tribunales de justicia, ese es un gran logro de Nicaragua si lo vemos con claridad, le cerró las puertas al presidente Santos a la búsqueda de otra salida al colocar en el escenario de la justicia internacional”, reflexionó Herdocia.

Indicó que ante este escenario la gran diferencia entre Nicaragua y Colombia, es que nuestro país respeta al juez, mientras los gobernantes colombianos vienen atacando a la CIJ, lo que lo convierte en un Estado violador de las leyes internacionales.

Meridiano 82 fue pulverizado por la Haya

Hizo ver que las actitudes asumidas por Santos, están en consonancia con la temperatura política y electoral que vive Colombia, además por su ambición de reelegirse como presidente.

“Nicaragua debe mantenerse serena, ecuánime frente al debate político interno que ocurre en Colombia, nuestras respuestas deben ser jurídicas, deben ser respuestas fundadas en el recurso de la Corte Internacional de Justicia y Nicaragua no se ha separado ni un milímetro de esa postura”.

En tanto el experto en Derecho Internacional Norma Miranda, calificó la posición de Colombia como una actitud hostil y “la máxima objetivización del desacato porque el presidente Santos, con su canciller María Ángela Holguín han venido fabricando todo un entramado de confusiones, distorsiones y falacia, las palabra son fuertes, pero son las que caben”.

Miranda reprochó que Santos haya llegado con un buque de guerra al meridiano 82, el cual calificó como un punto fetichista que fue pulverizado por la sentencia de la Haya del 19 de noviembre.

“Llegar al meridiano 82, llegar con un buque de guerra al fetichista meridiano 82 cuando ha sido pulverizado por la sentencia, es realmente una actitud belicista, Santos se cree el Carlos Magno, el emperador del Caribe Occidental, por las vías de la fuerza, eso es un troglodismo diplomático, se está caracterizando por ser alguien que pone en peligro a la Paz y la Estabilidad”.

Aplaudió la actitud de Nicaragua de estar serena, lo que demuestra que tiene la razón y los argumentos jurídicos, mientras el que asume actitudes violentas, es porque demuestra que no tiene la razón.