Los dirigentes de la Unión Nacional de Empleados (UNE) rechazaron cualquier reforma que modifique la cuota del 6.25 por ciento que los trabajadores pagan al Sistema de Seguridad Social, por lo que se plegaron a la posición del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) de no permitir un cambio que perjudique a este sector económico.

La UNE es conformada por los trabajadores y trabajadoras del sector público, como los entes autónomos, Ministerios, Poderes del Estado, así como los diversas confederaciones de trabajadores de ENACAL, energía, DGI y los gobiernos locales.

Entre los puntos planteados por la dirigencia de la UNE, se encuentra que no negociaría una reforma a ley de seguridad Social, que no sea discutida de manera tripartita entre el gobierno, los empresarios y trabajadores.

La reforma no debe contemplar el aumento en la edad de jubilación (60 años), ni el aumento de las semanas a cotizar, tampoco el aumento porcentual de la cuota y tampoco la modificación el número de semanas para el cálculo de la pensión, la cual debe mantenerse en 150 semanas.

Los trabajadores afiliados a la UNE, a través del compañero Domingo Pérez, plantearon estar de acuerdo en el aumento de la capitalización del INSS, que se debe de hacer mediante la vía del crecimiento económico del país, el crecimiento del empleo y el aumento progresivo de los salarios y por la reducción de la evasión de los empresarios.

“Estamos dispuestos a defender esta posición que ha sido de consenso y ha nacido en el seno de nuestra organización y nuestros afiliados sindicales. Esta posición goza del respaldo del Movimiento de Unidad Sindical que está integrado por más de 30 organizaciones sindicales del país”, dijo Pérez.