Discurso del Presidente de la Federación de Rusia
21 de septiembre de 2022 -09:00

Presidente de Rusia, Vladimir Putin:

Amigos, amigas

El tema de este discurso es la situación en Donbass y el curso de la operación militar especial para liberarlo del régimen neonazi, que tomó el poder en Ucrania en 2014 como resultado de un golpe de Estado armado.

Hoy me dirijo a ustedes, a todos los ciudadanos de nuestro país, a personas de diferentes generaciones, edades y etnias, a la gente de nuestra gran Patria, a todos los que están unidos por la gran Rusia histórica, a los soldados, oficiales y voluntarios que luchan en primera línea y cumplen con su deber de combate, a nuestros hermanos y hermanas en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, las regiones de Jerson y Zaporozhye y otras áreas que han sido liberadas del régimen neonazi.

El tema se refiere a las medidas necesarias e imperativas para proteger la soberanía, la seguridad y la integridad territorial de Rusia y apoyar el deseo y la voluntad de nuestros compatriotas de elegir su futuro de manera independiente, y la política agresiva de algunas élites occidentales, que están haciendo todo lo posible para preservar su dominación y con este objetivo están tratando de bloquear y suprimir cualquier centro de desarrollo soberano e independiente para continuar imponiendo agresivamente su voluntad y pseudo valores en otros países y naciones.

El objetivo de esa parte de Occidente es debilitar, dividir y, en última instancia, destruir nuestro país. Ahora dicen abiertamente que en 1991 lograron dividir la Unión Soviética y ahora es el momento de hacer lo mismo con Rusia, que debe dividirse en numerosas regiones que estarían en una enemistad mortal entre sí.

Idearon estos planes hace mucho tiempo. Alentaron a grupos de terroristas internacionales en el Cáucaso y acercaron la infraestructura ofensiva de la OTAN a nuestras fronteras. Utilizaron la rusofobia indiscriminada como arma, incluso alimentando el odio a Rusia durante décadas, principalmente en Ucrania, que fue diseñada para convertirse en una cabeza de puente antirrusa. Convirtieron al pueblo ucraniano en carne de cañón y lo empujaron a una guerra con Rusia, que desataron en 2014. Utilizaron al ejército contra la población civil y organizaron un genocidio, un bloqueo y el terror contra quienes se negaron a reconocer al gobierno que se creó en Ucrania como resultado de un golpe de Estado.

Después de que el régimen de Kiev se negó públicamente a resolver pacíficamente el problema de Donbass y llegó al punto de anunciar su ambición de poseer armas nucleares, quedó claro que una nueva ofensiva en Donbass, había dos de ellas antes, era inevitable, y que inevitablemente sería seguida por un ataque a Crimea de Rusia, es decir, a Rusia.

En este sentido, la decisión de iniciar una operación militar preventiva era necesaria y la única opción. El objetivo principal de esta operación, que es liberar todo el Donbass, permanece inalterado.

La República Popular de Lugansk ha sido liberada de los neonazis casi por completo. Los combates en la República Popular de Donetsk continúan. Durante los ocho años anteriores, el régimen de ocupación de Kiev creó una línea de defensas permanentes profundamente escalonada. Un ataque frontal contra ellos habría provocado grandes pérdidas, por lo que nuestras unidades, así como las fuerzas de las repúblicas de Donbass, están actuando de manera competente y sistemática, utilizando equipo militar y salvando vidas, avanzando paso a paso para liberar Donbass, purgar ciudades y pueblos de los neonazis y ayudar a las personas a las que el régimen de Kiev convirtió en rehenes y escudos humanos.

Como saben, el personal militar profesional que sirve bajo contrato participa en la operación militar especial. Luchando codo a codo con ellos hay unidades de voluntarios, personas de diferentes etnias, profesiones y edades que son verdaderos patriotas. Respondieron a la llamada de sus corazones para levantarse en defensa de Rusia y Donbass.

En este sentido, ya he dado instrucciones al Gobierno y al Ministerio de Defensa para que determinen la situación jurídica de los voluntarios y el personal de las unidades militares de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. Debe ser el mismo que el estado de los profesionales militares del ejército ruso, incluidos los beneficios materiales, médicos y sociales. Se debe prestar especial atención a la organización del suministro de equipos militares y de otro tipo para las unidades de voluntarios y la milicia popular de Donbass.

Al actuar para lograr los objetivos principales de defender Donbass de acuerdo con los planes y decisiones del Ministerio de Defensa y el Estado Mayor, nuestras tropas han liberado áreas considerables en las regiones de Kherson y Zaporozhye y en varias otras áreas. Esto ha creado una línea de contacto prolongada de más de 1.000 kilómetros de largo.

Esto es lo que me gustaría hacer público por primera vez hoy. Después del inicio de la operación militar especial, en particular después de las conversaciones de Estambul, los representantes de Kiev expresaron una respuesta bastante positiva a nuestras propuestas. Estas propuestas se referían sobre todo a garantizar la seguridad y los intereses de Rusia. Pero un acuerdo pacífico obviamente no le convenía a Occidente, por lo que, después de que se coordinaron ciertos compromisos, se ordenó a Kiev que arruinara todos estos acuerdos.
Se inyectaron más armas en Ucrania. El régimen de Kiev puso en juego nuevos grupos de mercenarios extranjeros y nacionalistas, unidades militares entrenadas de acuerdo con los estándares de la OTAN y que recibían órdenes de asesores occidentales.

Al mismo tiempo, el régimen de represalias en toda Ucrania contra sus propios ciudadanos, establecido inmediatamente después del golpe armado en 2014, se intensificó con dureza. La política de intimidación, terror y violencia está adquiriendo formas cada vez más masivas, horribles y bárbaras.

Quiero hacer hincapié en lo siguiente. Sabemos que la mayoría de las personas que viven en los territorios liberados de los neonazis, y estas son principalmente las tierras históricas de Novorossiya, no quieren vivir bajo el yugo del régimen neonazi. La gente en las regiones de Zaporozhye y Kherson, en Lugansk y Donetsk vio y está viendo ahora las atrocidades perpetradas por los neonazis en las áreas ocupadas [por Ucrania] de la región de Jarkov. Los descendientes de banderistas y miembros de expediciones punitivas nazis están matando, torturando y encarcelando a personas; están ajustando cuentas, golpeando y cometiendo ultrajes contra civiles pacíficos.

Había más de 7,5 millones de personas viviendo en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y en las regiones de Zaporozhye y Kherson antes del estallido de las hostilidades. Muchos de ellos se vieron obligados a convertirse en refugiados y abandonar sus hogares. Los que se han quedado – unos cinco millones, ahora están expuestos a ataques de artillería y misiles lanzados por los militantes neonazis, que disparan contra hospitales y escuelas y organizan ataques terroristas contra civiles pacíficos.

No podemos, no tenemos derecho moral a dejar que nuestros parientes, gente de nuestra sangre, sean despedazados por carniceros; no podemos dejar de responder a su sincero esfuerzo por decidir su destino por su cuenta.

Los parlamentos de las repúblicas populares de Donbass y las administraciones militar-civiles de las regiones de Jerson y Zaporozhye han adoptado decisiones para celebrar referéndums sobre el futuro de sus territorios y han hecho un llamamiento a Rusia para que lo apoye.

Me gustaría hacer hincapié en que haremos todo lo necesario para crear condiciones seguras para estos referendos, de modo que la gente pueda expresar su voluntad. Y apoyaremos la elección de futuro hecha por la mayoría de las personas en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y en las regiones de Zaporozhye y Kherson.

Amigos, amigas

Hoy nuestras fuerzas armadas, como he mencionado, luchan en la línea de contacto de más de 1.000 kilómetros de largo, luchando no solo contra las unidades neonazis, sino contra toda la maquinaria militar del Occidente colectivo.
En esta situación, considero necesario tomar la siguiente decisión, que es totalmente adecuada a las amenazas a las que nos enfrentamos. Más precisamente, considero necesario apoyar la propuesta del Ministerio de Defensa y el Estado Mayor sobre la movilización parcial en la Federación de Rusia para defender nuestra Patria y su soberanía e integridad territorial, y para garantizar la seguridad de nuestro pueblo y de las personas en los territorios liberados.

Como he dicho, estamos hablando de una movilización parcial. En otras palabras, solo los reservistas militares, principalmente aquellos que sirvieron en las fuerzas armadas y tienen especialidades ocupacionales militares específicas y la experiencia correspondiente, serán llamados a filas.

Antes de ser enviados a sus unidades, los llamados al servicio activo se someterán a un entrenamiento militar adicional obligatorio basado en la experiencia de la operación militar especial.

Ya he firmado la Orden Ejecutiva sobre la movilización parcial.
De conformidad con la legislación, las cámaras de la Asamblea Federal, el Consejo de la Federación y la Duma del Estado, serán notificadas oficialmente sobre esto por escrito hoy.

La movilización comenzará hoy, 21 de septiembre. Estoy instruyendo a los jefes de las regiones para que brinden la asistencia necesaria para el trabajo de las oficinas de reclutamiento militar.
Me gustaría señalar que los ciudadanos de Rusia convocados de acuerdo con la orden de movilización tendrán el estatus, los pagos y todos los beneficios sociales del personal militar que presta servicios bajo contrato.

Además, la Orden Ejecutiva sobre movilización parcial también estipula medidas adicionales para el cumplimiento de la orden de defensa del Estado. Los jefes de las empresas de la industria de defensa serán directamente responsables de alcanzar los objetivos de aumentar la producción de armas y equipo militar y utilizar instalaciones de producción adicionales para este propósito. Al mismo tiempo, el Gobierno debe abordar sin demora todos los aspectos del apoyo material, de recursos y financiero para nuestras empresas de defensa.

Amigos y Amigas,

Occidente ha ido demasiado lejos en su agresiva política antirrusa, amenazando sin cesar a nuestro país y a nuestro pueblo. Algunos políticos occidentales irresponsables están haciendo algo más que hablar sobre sus planes de organizar la entrega de armas ofensivas de largo alcance a Ucrania, que podrían usarse para lanzar ataques contra Crimea y otras regiones rusas.

Tales ataques terroristas, incluso con el uso de armas occidentales, se están llevando a cabo en áreas fronterizas en las regiones de Belgorod y Kursk. La OTAN está realizando reconocimientos a través de las regiones del sur de Rusia en tiempo real y con el uso de sistemas modernos, aviones, embarcaciones, satélites y drones estratégicos.

Washington, Londres y Bruselas alientan abiertamente a Kiev a trasladar las hostilidades a nuestro territorio. Dicen abiertamente que Rusia debe ser derrotada en el campo de batalla por cualquier medio, y posteriormente privada de soberanía política, económica, cultural y de cualquier otro tipo y saqueada.

Incluso han recurrido al chantaje nuclear. Me refiero no solo al bombardeo de la Central Nuclear de Zaporozhye, alentado por Occidente, que representa una amenaza de desastre nuclear, sino también a las declaraciones hechas por algunos representantes de alto rango de los principales países de la OTAN sobre la posibilidad y la admisibilidad del uso de armas de destrucción masiva, armas nucleares, contra Rusia.

Me gustaría recordar a quienes hacen tales declaraciones con respecto a Rusia que nuestro país también tiene diferentes tipos de armas, y algunas de ellas son más modernas que las armas que tienen los países de la OTAN. En el caso de una amenaza a la integridad territorial de nuestro país y para defender a Rusia y a nuestro pueblo, sin duda utilizaremos todos los sistemas de armas a nuestra disposición.

Esto no es un farol.

Los ciudadanos de Rusia pueden estar seguros de que la integridad territorial de nuestra Patria, nuestra independencia y libertad serán defendidas, repito, por todos los sistemas a nuestra disposición. Los que están usando el chantaje nuclear contra nosotros deben saber que la orientación de los vientos puede cambiar.

Es nuestra tradición histórica y el destino de nuestra nación detener a aquellos que están interesados en la dominación global y amenazan con dividir y esclavizar a nuestra Patria. Tenga la seguridad de que lo haremos esta vez también.

Tengo fe en su apoyo.