El Movimiento Cultural Leonel Rugama realizó un festival en la Plaza Cuba conmemorando el 40 aniversario del tránsito a la inmortalidad de los héroes sandinistas Ricardo Morales Avilés y Oscar Turcios, un 18 de septiembre de 1973.

El festival, de acuerdo con Daniel Orozco, del Movimiento Cultural Leonel Rugama, “fue realizado como un gesto de reconocimiento, recordación y fervor patriótico por la gesta que tanto Oscar Turcios, como Ricardo Morales Avilés realizaron dentro de la lucha sandinista por la liberación de Nicaragua”.

De acuerdo con el joven dirigente en la Plaza Cuba se estaba mostrando las habilidades artísticas de los jóvenes “conmemorando a nuestros héroes y mártires, demostrando que su lucha y compromiso sigue y la juventud está dispuesta a seguir su ejemplo, sacrificándose como ellos lo hicieron”.

Recordó que Ricardo Morales Avilés y Oscar Turcios se sacrificaron por la libertad de Nicaragua y fueron asesinados por la guardia somocista y “los jóvenes hoy debemos participar en los trabajos sociales, en los diferentes proyectos sociales que son realizados por este buen gobierno”.

Orozco explicó que la demostración de fervor patriótico se realizó en el festival a través la poesía, de la pintura, de la danza y del canto rindiéndoles homenaje a estos héroes sandinistas para decirles que su legado vive dentro del modelo del buen gobierno que desarrolla el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

A través de la pintura

Entre tanto José Bermúdez, un pintor joven explicó que “como artista, como estudiante, como profesional, quiero expresarme a través de la pintura, de sus rasgos, representando en un retrato su legado histórico y la mística revolucionaria que tenía el comandante Ricardo Morales Avilés”.

Pero además manifestó que “cómo jóvenes es un hecho y es un legado el que dejaron el comandante Avilés y Turcios y el cual tenemos que seguir a través de la pintura, del arte, del estudio”.

Kimberly Bolaños, del distrito uno, coordinadora de barrio de la Juventud Sandinista, manifestó que el festival era una muestra de la celebración con alegría de la gesta heroica de los héroes de Nandaime y de la disposición de mantener presente el legado de heroísmo y sacrificio revolucionario que dejaron.