El presidente de la Comisión del Exterior de la Asamblea Nacional, diputado Jacinto Suárez, califico como una bravuconada la actitud del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, al usar lenguaje bélico contra Nicaragua montado en una fragata de la armada de su país la tarde de este miércoles.

Esto demuestra, de acuerdo a Suárez, que Colombia no tiene la razón ni jurídica, ni geográfica y mucho menos histórica, en el caso del diferendo limítrofe pendiente con nuestro país.

"Una posición de fuerza siempre nos dice que no tenés la razón y lo está demostrando el presidente Santos, no tiene razón Colombia, no tiene unidad nacional Colombia", reflexionó el legislador.

Nicaragua sustentada en la fuerza del Derecho

Afirmó que Santos al no tener razón jurídica sobre las aguas restituidas a Nicaragua por la Corte Internacional de Justicia, está recurriendo a la amenaza y por ende cayendo en el desacato a las ordenanzas de un organismo mundial.

“Yo creo que hay una posición que como no tenes razón, no tenes derechos, tenes que recurrir a ese tipo de actitud bélica. Es una bravuconada por una sencilla razón; Colombia no va encontrar eco en ningún país para desacatar una sentencia del más alto tribunal de las Naciones Unidas, entonces pretende atemorizar a Nicaragua y pretende darle un mensaje a la comunidad internacional de que son muy fuerte y que tienen capacidad de no cumplir una sentencia”.

Suárez manifestó que Nicaragua tiene unidad nacional y tiene la fuerza del Derecho Internacional, por lo tanto no va renunciar a ninguno de sus derechos que tiene consignado por la sentencia.

Actitud irresponsable por su afán de reelección

En tanto el diputado Wilfredo Navarro calificó al mandatario colombiano de estar tomando actitudes irresponsables y desesperadas ante la impotencia de no contar con argumentos jurídicos que rebata la ineludible sentencia de la Haya.

“Es una actitud irresponsable, es la desesperación de alguien que sabe que en Colombia no va a repetir como Presidente y está tratando de hacer todo lo posible por llamar la atención. La otra lectura que le tenemos que dar, es que las actitudes de violencia, prepotencia, de soberbia, son las respuestas de quienes no tienen la razón. Si vos ves la posición de Nicaragua, calmada, reposada, instando al dialogo, llamando a Colombia a cumplir el fallo y haciendo uso de la ley y de los tribunales internacionales”, dictó Navarro.

Indicó que mal hace Santos al montarse en una fragata y utilizar un lenguaje de violencia, porque no es con guerras ni buques de guerra, “que vas a convencer al Derecho y ese es el argumento del que no tiene la razón”.

El nuevo Rambo de la Cumbia Colombiana

Navarro considera que al ver al mandatario colombiano encima de una fragata de guerra, lo hace ver como un nuevo Rambo, pero uno que está listo a cantar nuevas versiones de la popular cumbia colombiana.

“Eso es lo que hay que decirle, que es el nuevo Rambo de la cumbia colombiana, que cree que con amenazas va a someter la voluntad del pueblo de Nicaragua, de hacer uso de los tribunales para que se le restituya lo que le fue robado en épocas pasadas”.

Sobre la posición de Costa Rica que se pone a bailar con Colombia, Navarro considera que es una actitud diversionista, para hacer creer que Nicaragua no tiene los argumentos y crea un falso conflicto.

“Ella quiere limpiarse cara creándose un falso conflicto con Nicaragua, porque Nicaragua no está en un plan de enfrentar a los costarricenses. El otro cuento es lo de la policía, Costa Rica siempre ha tenido ejercito, lo ha disimulado con el cuento de la Policía, pero tienen tropas especiales que han sido entrenadas por Estados Unidos e Israel”.

El presidente Juan Manuel Santos desestimó con tono bélico la nueva demanda interpuesta por Nicaragua en contra de Colombia, en la que nuestro país solicita a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que delimite el territorio marítimo nicaragüense más allá de las 200 millas náuticas.

La CIJ emitió un fallo en noviembre del año pasado restituyendo la soberanía de Nicaragua en más de 90.000 Km2 en el Mar Caribe, y que habían sido usurpados por Colombia durante décadas. Sin embargo, esta nación mantiene una actitud de desacato al mandato de la Corte.