El papa Francisco reiteró hoy el llamado a la paz y a solucionar la tragedia humana que vive Siria mediante el diálogo, y con respeto a la justicia y la dignidad.

El Sumo Pontífice recordó que el próximo 21 de septiembre las Naciones Unidas celebran la Jornada Internacional por la Paz, por lo cual invitó al Consejo Ecuménico de las Iglesias a rezar ese día por la resolución pacífica de los conflictos.

"Invito a los católicos de todo el mundo a unirse a los otros cristianos para continuar a implorar a Dios el don de la paz en los lugares más atormentados de nuestro planeta", agregó el Santo Padre.

Durante una audiencia general en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, Francisco pidió redoblar esfuerzos para lograr soluciones diplomáticas y políticas a los focos de guerra que persisten en el planeta.

"Mi pensamiento se dirige de manera especial a la querida población siria, cuya tragedia humana puede ser resuelta sólo con el diálogo y la negociación, en el respeto de la justicia y de la dignidad de cada persona, especialmente de los más débiles e indefensos", afirmó.

En reiteradas ocasiones, el Sumo Pontífice ha insistido en su llamado a favor de la paz en el país del Medio Oriente, mientras potencias occidentales intentan promover una intervención armada contra Damasco bajo el pretexto, sin pruebas, de que el gobierno sirio utilizó armas químicas contra la población.

Sin embargo, reportes desde Siria indican precisamente lo contrario, pues testigos de los hechos aseguran que los grupos opositores armados son los responsables por el uso de armas químicas, quienes las habrían obtenido mediante el príncipe saudí Bandar bin Sultan.

Estas versiones confirman la postura asumida por el presidente Bashar al-Assad, quien consideró un absurdo las imputaciones contra su gobierno, y aseguró que se trata de maniobras para intentar desviar la atención de los triunfos del ejército, el cual ha logrado un avance importante sobre las bandas mercenarias financiadas desde el exterior.