Al menos cinco personas murieron y numerosas resultaron heridas este miércoles a causa de la colisión entre un autobús y un tren al oeste de Ottawa, capital de Canadá. Según autoridades canadienses, el accidente ocurrió antes de las 09H00 locales (13H00 GMT).

Las primeras imágenes que circularon en los medios canadienses mostraron la parte delantera del autobús totalmente destruida, una muestra de la gravedad del accidente.

Los servicios médicos afirmaron que el número de víctimas fatales podría elevarse por la magnitud del choque. Testigos de los hechos dijeron haber visto a pasajeros que fueron expulsados fuera del bus por la colisión.

Asimismo, señalaron que el autobús no se detuvo a pesar de que la barrera del paso a nivel estaba bajada.

"No paró. Debe haberse quedado sin frenos. O tuvo un ataque o algo. Simplemente no paró. Siguió adelante hasta que fue golpeado", dijo a los medios locales Pascal Lolgis, uno de los testigos del accidente.

Fuentes policiales indicaron que ninguno de los pasajeros que viajaban en el tren resultaron heridos, a pesar de que la locomotora y varios vagones se salieron de las vías tras el impacto.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas.

"Muy triste por la colisión del tren y el bus en Ottawa esta mañana", escribió Harper en su cuenta de Twitter. "Nuestros pensamientos están con los familiares de los involucrados", agregó.