La Cruz Roja Nicaragüense en su informe del Plan Playa 2012, subrayó las atenciones a unas mil 218 personas que sufrieron quemaduras de medusas, algo inusual en nuestro país, pero que en esta Semana Santa fue muy predominante.

De acuerdo al viceministro del Marena, compañero Roberto Araquistaín, la última ocasión que ocurrió una situación de quemaduras de medusas fue en 1999 en el balneario de San Juan del Sur, donde se reportaron varias personas afectadas.

De acuerdo a Sánchez, quien labora como biólogo marino en el Instituto Nicaragüense de la Pesca, la medusa desprende un acido “caustico” que no es más que un mecanismo de defensa al sentirse en peligro.

“Al protegerse del agua salada forma capas aceitosas que son causticas y al tener contacto con la piel humana produce una urticaria y quema”, dice Sánchez.

Explica que durante la época de verano las medusas afloran (se reproducen) y en el caso de Nicaragua y otros países centroamericanos, su presencia notoria obedece a los cambios que sufren la temperaturas de las aguas, lo que provoca  su floración en la superficie.

“Posiblemente se deban a cambios que nosotros hemos venido registrando desde meses atrás que son productos de alteraciones, de cambios bruscos de temperatura en la columna de agua, es decir de la superficie hacia el fondo.”, dijo Sánchez.

Agregó que también las medusas se reproducen en la superficie ante el abandonamiento de otros seres acuáticos, como los peces y crustáceos que al sentir altas temperaturas buscan aguas más heladas.

“Ellos (las medusas) han sentido la ausencia de concentraciones de peces y producto del calentamiento que se dan, entonces los peces se dispersan para buscar aguas más frías o se van a aguas más profundas, esto da a lugar que se formen concentraciones de otros organismos que no están presentes y es parte de la armonía que tienen toda la diversidad de los organismos presentes en el mar”, explicó.

Karla García, Directora del Área para la Salud de la Cruz Roja Nicaragüense afirmó la quemadura de medusas puede resultar peligrosa, si el ataque es masivo y al paciente no se le atiende inmediatamente.

El “agua mala” o medusa se reproduce anualmente y tiene un ciclo de vida de 18 meses.

“Son animales anuales, en un año el animal desarrolla perfectamente todo su ciclo, pasa por su estado larvario y ya llega a una fase juvenil donde toma la forma de la medusa y puede vivir hasta 18 meses”.

De acuerdo a Sánchez, la medusa es un ser marino que puede ser consumido por la población y el INPESCA desarrolla un proyecto para hacer uso de este ser marino, pues existen inversionistas que están interesados en utilizar la medusa para producir alimentos de consumo.

La Cruz Roja Nicaragüense en su informe tuvo presencia en 132 balnearios con unos 197 puestos y dos mil miembros, estos 850 de primeros auxilios y 394 salvavidas.

El reporte indica de 10 personas ahogadas solamente en los balnearios donde tuvieron presencia, rescataron con vida a 373 personas (2010 a 218 y 2011 a 328 personas), realizaron 9 mil 264 labores de prevención. En total realizaron 12 mil 205 atenciones.