El ministro de Siria para la Reconciliación Nacional, Ali Haidar, aseguró que el acuerdo sobre las armas químicas entre Rusia y EE.UU. es una victoria para Damasco, ganada por sus aliados rusos, que ha eliminado el pretexto para la guerra.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, pidieron este sábado en Ginebra que el presidente sirio, Bashar al Assad, informe de su arsenal químico en el término de una semana.

El acuerdo ha logrado disuadir por el momento los planes de Washington de atacar instalaciones militares en territorio sirio. "Este acuerdo es un logro de los diplomáticos rusos y los dirigentes de Rusia, es una victoria para Siria lograda gracias a nuestros amigos rusos", señaló Haidar en declaraciones a la agencia Ria Novosti.

"Damos la bienvenida a este acuerdo. Por una parte, ayudará a salir de la crisis a Siria y, por otra, ha evitado una guerra contra Siria al haber quitado el pretexto a los que querían desencadenarla", agregó el ministro.

Las instalaciones de armas químicas en Siria han sido documentadas en un nuevo informe del Instituto Internacional para la Lucha contra el Terrorismo (ICT).El grupo de expertos ha presentado un inventario de los lugares destinados a la producción y almacenamiento de armas químicas en Siria que, según el instituto, comenzaron a desarrollarse en la década de los 80.