Más dignas y más seguras, así se sienten las familias de León, que esta semana inauguraron una serie de mejoramientos en sus viviendas, gracias a la restitución de derechos que el Gobierno del Presidente Daniel lleva a miles de familias en Nicaragua a través del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur).

Mujeres embarazadas, madres solteras, trabajadores por cuenta propia y adultos mayores, que habitan en el barrio José Benito Escobar, de la ciudad de León, vieron sus sueños hechos realidad, luego que con apoyo del Invur, lograron construir una casa digna y segura para sus familias.

Un pequeño jardín adorna la entrada a la vivienda de Doña Justa Mendoza Rivera. Ella comenta que las plantitas las sembró junto a sus nietos y nietas, que viven junto con ella.

Antes mi casita erra de cartón y pedazos de plástico negro, así pasamos viviendo muchos años y en cada invierno padecíamos por la lluvia, nos mojábamos y nos enfermábamos todos.

“Yo soy fundadora de este reparto José Benito Escobar, hubo un año en el que el techo se me daño y se me cayó, pero ahora que tengo mi casa me siento bendecida. La casa es más segura para mi familia, somos 5 personas y dos niños. Ahorita en el invierno ya no me mojo ni se mojan mis hijas porque dormimos tranquilas”, aseguró doña Justa.

Otra protagonista de esta restitución de derecho a una vivienda segura es la joven Junieth Pineda, quien en los próximos meses espera el nacimiento de su primer bebé.

Junieth comenta que además de la vivienda, su familia también ha recibido otros programas como el Plan Techo y créditos justos con Usura Cero. En cuanto a su casa, indicó que el mejoramiento incluyó puertas, techos, luces, divisiones internas.

“Esta es una gran ayuda porque en la casa de nosotros se nos pasaba la lluvia y ya con un bebé las cosas son diferentes. Antes vivíamos poniendo panas para las goteras en el techo, pero ahora gracias a Dios y el gobierno que nos ayudó, vivimos mejor. Ahora nos corresponde darle mantenimiento y tenemos proyección de ampliarnos”, comentó.

Don Leoncio Medina, otro adulto mayor fundador del reparto José Benito Escobar, comentó que haces muchos años la madera del techo de su casa estaba podrida y las laminas de zinc agujereadas.

“Es muy difícil vivir así porque nos mojábamos todo. Eso incide en la salud porque se quebranta cuando nos mojamos”, explicó.

“Ahora le doy gracias a Dios, porque tengo mi casita con techo digno más segura”, agregó Medina.

De la misma manera doña Juana Mendoza, quien trabaja por cuenta propia vendiendo tajaditas de plátano en las afuera de su vivienda, explicó que con su trabajo gana muy poco para haber hecho una construcción como la que ahora, gracias al apoyo del gobierno, disfruta con su familia.

“Mi casa era bien fregadita, se estaba cayendo. Tengo 8 años de vender platanitos, aquí afuera de mi casa y lo que gano no me ajusta para haber hecho una casa bonita como esta. Pero gracias al gobierno ya tengo mi casita. Aquí vivimos 5 personas. Y tenemos planes para ampliar y construir un cuartito más y una cocina en los próximos años”, comentó.

Finalmente Guillermo Arana, presidente de la junta administrativa del Fondo Social de Vivienda (Fosovi) del Invur, comentó que en total fueron entregados 14 mejoramientos y módulos progresivos de un total de 55 que contempla el proyecto.

Actualmente se han ejecutado 35 módulos y los 15 restantes se entregarán en las próximas semanas a nuevas familias protagonistas.

Arana manifestó que el Invur está trabajando en todo el departamento de León formulando y ejecutando proyectos para continuar de manera permanente entregando viviendas.

“Estamos haciendo patria, haciéndole el bien al prójimo a lo más empobrecidos que es lo más importante y con mano de obra local y materiales de la zona, llevando dinamismo y prosperidad no sólo a las familias pobres, sino también a las que tienen el acceso a un empleo digno”, indicó Arana.

El servidor público comentó que el aporte de las familias con mano de obra y cuido de los materiales disminuye los costos de construcción de las viviendas, y los recursos económicos ahorrados se utilizan para continuar construyendo viviendas en todo el país.