El ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, negó ahora que haya prometido acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, luego de que en marzo de 2008 éste manifestará públicamente, ante los mandatarios presentes en la Cumbre Presidencial del Grupo de Río en República Dominicana, que su país sí respetaría el mandato del máximo tribunal internacional en el diferendo con Nicaragua.

En declaraciones a medios colombianos, Uribe señaló que en esa época lo que dijo públicamente fue que se debía esperar el fallo de La Haya, pero que ya conociéndolo, es inaceptable la decisión de la Corte de Justicia Internacional. Además, negó también que esté haciendo llamados guerreristas.

“Se habló lo que está en público, lo que está en vídeo y se ha repetido muchas veces allá en esa cumbre de República Dominicana que fue bastante tensa (...) cuando él dijo que Colombia era imperialista en el Caribe yo le dije que había encontrado el país demandado, respetuoso del derecho internacional, pero ese fallo es ilegal e inconsistente”.

“Por eso apoyé al presidente Santos en su decisión de no aplicar el fallo de La Haya, pero además pienso que esa decisión no debe ser temporal si no permanente porque se dejó entrever que la aplicabilidad sería susceptible de un nuevo tratado y eso es imposible, porque Nicaragua no le puede ceder un centímetro cuadrado de mar que está al este del meridiano 82”.

El expresidente aprovechó para hacer una petición al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

“Colombia debe hacer respetar las fronteras que están en el meridiano 82 y evitar que por descuidos se pierda San Andrés, como se perdió Panamá hace un siglo”.

En cuanto a sus aspiraciones políticas, Uribe ultimará este viernes detalles con su equipo político y este sábado hacer posiblemente el anuncio en el Carmen de bolívar.

“Estamos pendientes de ese tema, ahora tengo una reunión con el comité político en Bogotá para ultimar detalles, oportunamente se les dirá”.

Las palabras de Uribe durante esa Cumbre fueron las siguientes:

"Mire, presidente (Ortega), usted tranquilo, que conversamos usted y yo, y tenga toda la seguridad de que lo único que estamos haciendo es esperando lo que defina la Corte de La Haya y lo respetamos totalmente, se lo digo delante de todos".