Un catedrático de la Universidad de Panamá expresó hoy que resulta extraño que el gobierno panameño esté involucrando los intereses del Estado en el diferendo colombo-nicaragüense sin un estudio de especialistas en la materia.

El diario La Estrella inserta un comentario de Fermin Gondola, especialista en relaciones internacionales, en el que cuestiona la posición adoptada por el gobierno pues destaca a todas luces un desconocimiento total del derecho marítimo internacional y de la Convención de Montego-Bay que es ley de la República.

Gondola señala que los fallos de la Corte Internacional de Justicia son inapelables, ya que las partes recurren a ella por mutuo consentimiento y someterse a la sentencia que esta emita.

El catedrático recordó que los panameños no ejercieron sus derechos sobre el archipiélago de San Andrés cuando debieron y dejaron que Colombia se apropiara de gran parte de su territorio en la cuenca del río Atrato, porque Estados Unidos pactó los límites de Panamá a través del Tratado Thompson-Urrutia.

Advierte que en casos de diferencia entre Estados, los métodos de solución son diplomáticos, jurídicos y políticos mediante personal altamente preparado en la materia objeto de diferencia si se está soslayando el interés del Estado.

Indicó que si se debe asumir que se está pensando en mayores posibilidades de los nicaragüenses de construir un canal por su territorio, lo obligado entonces para Panamá es hacer su Canal más competitivo.

El análisis de Gondola deriva de declaraciones del presidente Ricardo Martinelli de que Nicaragua se está robando mar territorial panameño mediante una decisión de la Corte Suprema de Justicia.

Expresó que Panamá defenderá su derecho y que al respecto firmará una carta con Colombia y Costa Rica dirigida a Ban Ki Moon.