“La calidad es mucho mejor que cantidad. Un home run es mucho mejor que dos dobletes”, dijo alguna vez Steve Jobs. Atrás quedaron los días en que Apple lanzaba un solo producto estrella por categoría. Hoy, ya hay varias versiones de iPad y ahora, existen varios modelos del iPhone. Claro, anteriormente estaban las versiones viejas pero ahora hay variantes del mismo equipo. Tim Cook presentó el iPhone 5s así como el iPhone 5c y completó el cambio de estrategia de Apple.

Cuando salió el iPhone original, no existía la tienda de aplicaciones. Cuando apareció la App Store y se empezó a cultivar el ecosistema, apareció un grupo de personas fundamentales para el futuro del mundo móvil: los desarrolladores. Ellos se han convertido en una pieza fundamental en la ecuación de los fabricantes móviles. Hoy en día, muchas de las decisiones estratégicas giran en torno a los desarrolladores.

Muchas veces, los medios -incluidos nosotros- nos enfocamos en el número de celulares vendidos. Sin embargo, es mucho más importante la participación de mercado y el crecimiento. ¿Por qué? Una sencilla razón. Los desarrolladores enfocarán sus esfuerzos en las plataformas que les brinden mejores opciones para recuperar sus inversiones. Android, al tener una participación mucho mayor, simplemente tiene más clientes potenciales. Y cualquier persona de negocios sabe que más clientes es mejor.

Esa ha sido la magia de Android. Con los dispositivos más baratos, fue metiendo un caballo de troya gigantesco en los bolsillos de los consumidores. A pesar de llegar después, Android pudo masificar su plataforma a punta de precio. Según el más reciente informe de IDC, Android ya ocupa el 79,3% del mercado de teléfonos inteligentes.

¿Que es mejor, desarrollar para el 80% del mercado o para el 13%? La respuesta debe tener a Tim Cook preocupado. Claro, la plataforma de Apple todavía es más rentable ya que las apps en su ecosistema se venden más y generan más compras. Sin embargo, esa es una barrera difícil de mantener. Mientras Android siga atrayendo a los desarrolladores más importantes, seguramente irá vendiendo más.

El software móvil de hoy en día tiene una característica particular. La mayoría de casas de software solo tienen costos fijos. Sus productos no conllevan costos variables. La distribución es una simple transferencia de datos. Y cada copia adicional es gratis, por decirlo de alguna manera. Lo único que puede variar es el costo de mercadeo. Pero muchas empresas simplemente no invierten en mercadeo. ¿O alguien ha visto publicidad de Vine?

Esto refuerza la importancia de la participación de mercado. Se puede ver mejor con un ejemplo. Sin contar las inversiones en mercadeo, a Rovio le cuesta un millón de dólares vender una copia de Angry Birds. Vender cuatro millones de copias le sigue costando el mismo millón de dólares. A una ladrillera le cuesta un ladrillo 100 dólares, pero 1000 ladrillos le cuestan 100.000 dólares. Eso demuestra la importancia de tener una base más grande de potenciales clientes. Los desarrolladores simplemente irán donde haya más clientes. Es así de sencillo.

Apple no puede seguir dejando que Android aumente su participación de mercado. La estrategia pasada -de reducir el precio a las versiones anteriores- no estaba funcionando. Qué emoción puede generar la compra de un dispositivo que tiene más de un año en el mercado. Sin entrar a discutir si el precio del iPhone 5c es muy bajo o muy caro, el dispositivo es una respuesta a las presiones de la competencia. La compañía necesita un vehículo para aumentar la participación de mercado. El iPhone 5c es una forma para que más gente tenga iOS y así aumentar la base de clientes para los desarrolladores. Más iPhone en las manos de los clientes empujarán la bola de nieve tecnológica. Con más usuarios, habrá más desarrolladores que motivarán a más personas a comprar el dispositivo. Y esa es el verdadero objetivo del iPhone 5c.

Podría apostar que Apple está dispuesta a perder plata con este nuevo teléfono. Una de las ventajas competitivas que ha mantenido los altos márgenes de Apple es que por tener una sola línea, puede aprovechar las economías de escala. Apple sacrificará esta y muchas otras ventajas para aumentar su participación de mercado. Y todo por los desarrolladores.