El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, radicó ante la Corte Constitucional de ese país el Pacto de Bogotá lo cual implica que Colombia no tendrá que acatar hacia adelante ningún fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Sin embargo, Colombia aún tiene que acatar el fallo de La Haya del pasado 19 de noviembre de 2012, en el que se le restituyó a Nicaragua más de 90 mil kilómetros cuadrados en el Mar Caribe.

Cabe señalar que Colombia aceptó, al elevar un juicio con Nicaragua en la CIJ, la jurisdicción del máximo tribunal internacional, y no es sino hasta que perdió ese juicio que está pretendiendo desconocer lo fallado.

Esta medida, según varios analistas, sólo demuestra que Colombia se pone al margen del derecho internacional.