Un avión de Venezuela en representación de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) partió hoy rumbo al Líbano con siete toneladas de alimentos, medicinas, ropa, frazada y agua potable para ser distribuidos entre refugiados sirios.

"Se trata de un gesto de paz y de solidaridad por parte de los pueblos y gobiernos de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), integrada por ocho países latinoamericanos y caribeños", dijo el canciller venezolano Elías Jaua desde el aeropuerto internacional "Simón Bolívar" de Maiquetía, estado Vargas (norte).

El cargamento humanitario de los países del ALBA busca propiciar un llamado a la reflexión de quien tiene la capacidad de deponer la guerra, señaló Jaua en referencia al presidente estadounidense Barack Obama.

"El avión de paz" de los países del ALBA partió con su cargamento luego de que el presidente de Estados Unidos solicitó el martes al Congreso de su país que posponga la sesión para aprobar o no un ataque militar a Siria.

Venezuela y los miembros del ALBA, junto con China y Rusia, se oponen a una intervención militar en Siria, indicó.

"Tenemos que darle un chance a la paz. Nosotros, desde Venezuela apoyamos el camino para evitar la agresión contra el pueblo sirio", expresó el canciller Jaua.