A 40 años del tránsito a la inmortalidad del líder chileno y símbolo de lucha en Latinoamérica, Salvador Allende, un grupo de nicaragüenses colocaron una ofrenda floral en el monumento construido a este insigne hombre, el cual se encuentra ubicado en el Puerto Salvador Allende -construido por el Gobierno Sandinista en homenaje al mártir- ubicado a orillas del lago Xolotlán.

Este grupo de nicaragüenses identificados como “Nicaragüenses que vivimos el golpe en Chile” recordaron con mucha tristeza y dolor cada uno de los momentos que vivieron de este trágico acontecimiento en el que fue asesinado Allende.

Cabe destacar que en ese momento, más de cien jóvenes de nuestro país se encontraban en Chile estudiando y colaborando con la causa impulsada por este hombre, quien llegó al gobierno a través de los votos con el apoyo mayoritario de la población, pero que luego fue derrocado por el títere del imperialismo, el general Augusto Pinochet.

Los miembros de esta organización, señalaron que a pesar de la desaparición física de Allende, el legado libertario y humanista del líder chileno continúa vigente en los corazones de los nicaragüenses y del resto de latinoamericanos que al igual que él trabajan día a día por construir una mejor sociedad basada en los principios revolucionarios.

“Muchos nicaragüenses fuimos a Chile y nos integramos a la lucha por la democracia y el socialismo que lideraba en ese momento el presidente Salvador Allende y otras agrupaciones de izquierda que luchaban por la justicia social, hoy conmemoramos la gesta histórica de ese pueblo luchador y el martirio del presidente que fue consecuente con sus palabras y su vida, a pesar de la represión” dijo Víctor Tercero.

“La gesta de Allende es algo que no se puede olvidar porque dejó muchas víctimas y esto marcó la historia de todo el mundo, su legado y pensamiento del hombre libre continúan vivos en ese intento de construir una patria mejor y de abrir esas alamedas para que circule el pueblo con sus libertades y sus derechos restituidos”, señaló José Figueroa.

“Para nosotros Chile representó una vanguardia para los nicaragüenses y como revolucionarios fuimos a participar de esa lucha que marcó la vida de todos los que estuvimos al frente, colaborando con nuestros hermanos, aunque no logramos alcanzar nuestro objetivo de poder contribuir a la liberación de este pueblo, sí continuamos manteniendo vivo ese lineamiento de nuestro compañero y hermano Salvador Allende, quien murió defendiendo su causa y los derechos de su pueblo, es por eso que a 40 años de su muerte, los nicaragüenses lo recordamos como lo que fue: un hombre excepcional”, finalizó Augusto Tablada.