El analista internacional Ricardo Abello, docente de derecho internacional de la Universidad del Rosario, Colombia, habló sobre los alcances del anuncio hecho por el presidente Juan Manuel Santos y el acatamiento al fallo de La Haya.

Abello reconoció en el anuncio del presidente Juan Manuel Santos una invitación a la negociación para poner fin al conflicto limítrofe con Nicaragua. Sin embargo, dice que tarde o temprano se tendrá que cumplir con el fallo.

El internacionalista emitió sus apreciaciones sobre los anuncios del primer Mandatario y los alcances de estas.

- ¿Cómo interpreta que el Presidente Santos haya dicho que el fallo es “inaplicable”?

Eso no es lo que dice. Si bien esas son las palabras que utiliza, acto seguido lo que dice es que tiene que haber un tratado y lo que se está haciendo es una invitación a Nicaragua para que haya una negociación para poder determinar bajo qué parámetros Colombia va a aplicar el fallo.

- Entonces, el presidente se contradice...

No, no es una contradicción lo que le dice a Nicaragua es: a pesar de que hay una primacía del derecho internacional sobre el derecho interno, yo le voy a cumplir, pero celebremos un tratado, en cierta forma lo que está haciendo es invitar a Nicaragua a una negociación.

- ¿No es muy ambiguo el término “inaplicable”?

Es lo que la gente quiere oír. Aquí hay un problema de fondo muy complejo y es que este es un tema de Estado y ni siquiera los expresidentes han entendido que no puede ser manejado como tema político y ahora con la reelección muchos han cogido como caballito de batalla el tema San Andrés para ganar votos y no como un tema de Estado, como debe ser. En ese orden de ideas creo que el Presidente se vio forzado a utilizar palabras fuertes, pero en el fondo lo que está haciendo es una invitación a Nicaragua a que negocien.

- Algunos ven en el anuncio un tinte de desacato...

No lo veo como un desacato ni como un incumplimiento, lo que él está diciendo es que para poderlo cumplir tenemos que cuadrar ciertas cosas y una vez que hayamos cuadrado esos temas y miremos de común acuerdo cuáles son los parámetros y que haya un tratado con eso cumplimos. En el fondo lo que es está diciendo es sí lo vamos a cumplir pero tenemos que llegar a un acuerdo sobre cómo se va a hacer.

- ¿Y la protección de la reserva Seaflower?

Con relación a Seaflower pues es una reserva natural que tiene que ser protegida por Colombia, por Nicaragua y por toda la comunidad internacional, es un tema ambiental y en ese sentido todos los estados deben colaborar en la protección de esa zona, independientemente de a quién le correspondan esas aguas bajo la zona económica exclusiva.

(...)

Siempre he sostenido que el meridiano 82 no era un tratado de limitación marítima y que Colombia tenía era un tratado de limitación terrestre y en consecuencia a Colombia le correspondían las islas, era un tratado sobre tierra y no sobre mar, y que la parte del mar tenían que entrar a delimitarla.

Lo que pasa es que al país siempre le vendieron la idea de que el Esguerra Bárcenas era un tratado de delimitación marítima y que estaba en el meridiano 82, pero si usted mira en el Esguerra Bárcenas en ningún lugar se hace referencia al meridiano 82.

Por eso había que entrar a delimitar cuáles eran esos espacios marítimos, yo creo que la Corte sí se equivoca al dejarlos enclaves y en no tener en cuenta una unidad geográfica de Archipiélago, pero que íbamos a perder agua, ¡claro que íbamos a perder agua! yo siempre los sostuve desde el primer día.

- Finalmente, ¿Ve con buenos ojos el anuncio del presidente Santos?

El Presidente usó las pocas herramientas que tenía a mano y que le facilita el derecho internacional para poder asumir una estrategia, no tenía más. En ese sentido uno denota que hay cosas que en el fondo no son nada nuevo, no hay una ganancia como lo estaría esperando el común de la gente, sino que son derechos que se tienen, independientemente de lo que diga el Gobierno Nacional, pero tarde o temprano toca cumplir con el fallo, toca cumplirlo.