Nuestro recorrido tuvo como escenario las playas de Huehuete, Casares, La Boquita y terminamos en las muy populares playas de Managua, como son Pochomil y Masachapa.

En la playa de la Boquita estaba un lleno total, ahí varios de sus veraneantes disfrutaban de sus últimos días de vacaciones junto con sus familias y amistades.

Claudia Sevilla que es originaria de Managua comentó “me siento muy bien, tranquila aquí en La Boquita, esta playa es muy segura, limpia además sus hoteles y la comida son bastantes accesible, uno puede comerse un delicioso pescado frito sin pagar mucho”, aseguró.

Así mismo  indicó que la gente es muy amable y buena, también que este año “me gustó que la playa está muy limpia, la seguridad está al cien por ciento y hasta ahora no ha habido ningún accidente, ahora puedo ver que las autoridades están poniendo mas interés en los diferentes balnearios de toda Nicaragua para que nosotros mismos disfrutemos nuestras lindas playas”, finalizó Sevilla.

Por otra parte Patricia Aburto, de Diriamba dijo “me siento súper tranquila aquí con mis hermanas, además me gusta que ahora miro mas seguridad en la playa los  de la cruz roja los tenemos mas cerca de nosotros tenemos como mas seguridad de que no nos pase nada mientras estamos descansando un rato y tomando el sol”, aseguró Aburto.

En las playas nos pudimos dar cuenta del gran cambio que ha tenido en su mejoramiento vial asi como playas mas limpias presencia de policías para velar la seguridad de los turistas nacionales e internacionales al igual que los compañeros de la cruz roja.

Destino Masachapa

Continuando con nuestra gira llegamos a Masachapa ahí nos sorprendió el mar la marea estaba alta que los veraneantes que estaban en la costa tuvieron que cambiarse de lugar por que si se quedaban un momento mas se les llevaba sus pertenencias, también los dueños de sus vehículos tuvieron que moverlos para evitar que la corriente se los llevara.

“Desde hace tres años no mirábamos esto que la corriente este así de fuerte y pues la verdad nos esta sorprendiendo y tengo quince años de trabajar aquí y ya son dos veces la que veo esto, ocurre esto es algo mal por que las ventas se ponen mal, pero espero que ya no siga así” afirmo doña Martina Espinoza, comerciante de Masachapa.

En esta playa al igual que las otras estaba llena de veraneantes disfrutando del sol el mar y la arena.