Este nuevo embarque comprende un total de de 24,795 toneladas y se espera recibir los últimos dos antes de los quince días de los meses de julio y noviembre respectivamente, tal cual ambas naciones habían acordado.

Además, una visita empresarial y gubernamental se tiene programada a mediados de mayo a la Federación Rusa, con el objetivo de realizar convenios para realizar una compra-venta de productos a gran escala entre ambas naciones.

Rusia tiene interés particular de comprar productos producidos en Nicaragua los cuales no pueden ser cultivados en la federación de países, entre ellos se encuentran los granos de café, cacao, azúcar, carne, frutas tropicales en su estado natural, o bien industrializados, pues esa clase de productos tiene gran demanda por los consumidores rusos.

La donación de trigo está encaminada a estrechar la complementariedad de exportaciones de productos entre Nicaragua y Rusia, además de abrir los mercados para el primer país en los que todavía no se ha logrado incursionar.

En la conferencia de prensa brindada para recibir el producto, participaron diversos representantes de los sectores del país, entre ellos la Ministra del Trabajo, el Ministro y Viceministro de Agricultura, el director de de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, el Director de Puertos, el Director de la Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria, además de la delegación cubana técnica que están ayudando a fortalecer las capacidades de la industria panificadora y el sector privado, entre otros funcionarios del gobierno de Nicaragua.

El trigo será distribuido en las diversas panaderías ubicadas a lo largo y ancho del territorio nacional, una vez este sea procesado por la empresa privada, a la cual será vendido a precio favorable para que el beneficio sea efectivamente trasladado al consumidor. Cabe  mencionar que se cuenta con el soporte técnico de las compañías y del gobierno de Cuba, los cuales combinan esfuerzos para que la harina y la elaboración del pan puedan hacerse en mejores condiciones de calidad y a un precio estable.

La calidad del trigo es excelente, según lo han comprobado las panaderías y las harineras a nivel nacional, el precio del quintal podrá ser mantenido preferencialmente a las panaderías, al menos hasta que finalice el año, en 650 córdobas por quintal, lo cual servirá de estímulo a la industria panificadora.

Este trigo, además de ser una donación, servirá como elemento de estímulo para poner en pie sobre todo a la pequeña industria panificadora que ha recibido un sinnúmero de embates con respecto al aumento de los costos de la materia prima y a la falta de financiamiento y la tecnología apropiada para su elaboración.

Por su parte, el embajador ruso en Nicaragua, Nikolay Mikhailovich Vladimir, felicitó al gobierno de Nicaragua y al de Cuba por la capacitación brindada a los panificadores nicaragüenses. “Esto sirve como un modelo exitoso que sirve para los otros proyectos de futuros” afirmó Mikhailovich, quien comparó la entrega del trigo con la entrega de buses hecha por su gobierno, la cual “inició como una contribución, pero que terminó como una forma de cooperación mutuamente beneficiosa entre ambas naciones”.

Además, el embajador remarcó la ayuda que representa Nicaragua para promover el ingreso del trigo ruso, pues el país es un gran importador de un producto que es considerado de mucha calidad a nivel europeo.

El año pasado Nicaragua cerró con una cifra de 92 millones de dólares en comercio bilateral, la cual fue considerada por el embajador como “modesta”, al compararla con algunos países con los que mantiene relaciones diplomáticas y consideró importante continuar con esa dinámica de cooperación.

A su vez, la empresa privada, quien tuvo presencia en la conferencia, manifestó haber tenido miedo al inicio por utilizar el trigo, pues el mismo no había sido consumido en el país, pero consideran como “exitosa” la experiencia de utilizar el insumo tras haber modificado ligeramente la maquinaria para procesarlo. “El trigo es de muy buena calidad pues se ha conseguido un pan de muy buena calidad, logrando incluso aminorar el costo del pan que llega al consumidor nicaragüense”, concluyó Francisco Navarro, representante de AGRICORP.