La comunidad evangélica de Nicaragua se ha sumado al llamado por la Paz que ha hecho el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, y expresó su rechazo de las intenciones de Estados Unidos y otros países imperialistas europeos sobre efectuar planes injerencistas y consumar una cruenta intervención militar en la República Árabe Siria.

El reverendo Augusto César Marenco, representante del Ministerio Apostolar Centro Cristiano, reiteró este llamado de Paz de la iglesia evangélica de Nicaragua, e indicó que prevalece una gran preocupación en relación a la actitud guerrerista que ha promovido el Premio Nobel de la Paz y Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

“Hacemos nuestro llamado a la Paz como iglesia evangélica, somos promotores de la Paz. Y nos preocupa grandemente la situación en Medio Oriente, pero sobre todo nos preocupa la situación en Siria, y todo lo que en este momento se está viviendo”, señaló.

El líder religioso sostuvo que a pesar que el pueblo de Nicaragua está distante del pueblo sirio, las familias evangélicas están orando y haciendo ayuno porque saben que de ser efectuada esta guerra traería consecuencias muy lamentables para el mundo entero.

“Evidentemente estas guerras nunca han traído a los pueblos desarrollo, nunca han traído a los pueblos tranquilidad. Esos niños que pueden morir, esos ancianos que van a morir, o toda la gente que va a morir es gente inocente que no tienen que ver nada con esa guerra”, indicó Marenco.

Asimismo, reiteró que este pueblo nicaragüense es cristiano y promueve la Paz, y procura siempre un ambiente de tranquilidad a través de la oración, como lo manda el Príncipe de la Paz que es Jesucristo.

“Estamos sumamente preocupados, y no solamente preocupados, queremos hacer algo, y por eso estamos orando y accionando alrededor de que esta guerra contra este país (Siria) no se pueda cristalizar, sino que Dios pueda ayudarnos para que ilumine la mente guerrerista”, expresó.

El reverendo Marenco invitó a todas las familias nicaragüenses a asistir este martes 10 de septiembre, en el Ministerio Apostolar Centro-Cristiano, a la Jornada de Oración y Ayuno para pedir por una solución a este conflicto.

“Estamos invitando al pueblo a esta oración, porque hay quienes no saben las dimensiones que tienen estas guerras, que Dios quiera que no se dé, y por eso vamos a estar pidiendo para que los pueblos puedan dialogar, porque en el diálogo se encuentra la solución a las crisis de los problemas”, manifestó.

Marenco destacó de sabia la posición que ha tenido el Gobierno Sandinista que dirige el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo al unirse a este llamado mundial por la Paz en solidaridad con la República Árabe de Siria.