Tras el fuerte sismo de magnitud 6.5 registrado la víspera y sus réplicas, las autoridades de Guatemala decretaron este sábado alerta naranja preventiva en todo el país, para tener a disposición todos los servicios de emergencia.

El director de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Alejandro Maldonado, dio a conocer en conferencia de prensa que se elevó el nivel de alerta para estar preparados y atender las emergencias que se puedan presentar. Equipos de la institución realizan monitoreos para cuantificar los daños.

Según un comunicado oficial de este sábado, las Coordinadoras regionales de San Marcos y Sololá (oeste) declararon alerta amarilla departamental. “La mayoría de daños se reportan en casas abandonadas el año pasado en San Marcos después del terremoto del 7 de noviembre”, afirmó Maldonado.

Los cinco mil funcionarios que tiene la Conred están en alerta y cuentan con suficientes recursos para hacer frente a la emergencia, apuntó.

El movimiento telúrico registrado a las 18H13 locales (00H13 GMT) del viernes fue seguido de por lo menos 10 réplicas, las mayores de magnitud 5.1 y 4.8, con epicentros en Suchitepéquez y Retalhuleu -respectivamente.

“Estos temblores se deben al movimiento de las placas terrestres de Cocos y el Caribe, que se ubican dentro de nuestro territorio”, explicó el director del Instituto Nacional de Sismología, Meteorología, Vulcanología e Hidrología -(Insivumeh), Eddy Sánchez.

Según el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, se reportaron hasta el momento al menos ocho derrumbes que obstaculizan tramos de carreteras, tres en la Interamericana (oeste), cortes de energía eléctrica y la suspensión temporal del servicio telefónico.

Además, en San Marcos señalaron daños en tres viviendas deshabitadas en el municipio de San Pedro Sacatepéquez. El director del Hospital de San Marcos, Ángel Alfredo Longo, dijo que atendieron al menos a 30 personas, quienes sufrieron golpes y fracturas. Según Longo, las lesiones ocurrieron en personas que intentaron huir en medio del caos por el temblor.

Esa misma región fue afectada el pasado 7 de noviembre por un violento sismo de 7,4 grados magnitud del momento que dejó 44 muertos y millonarias pérdidas económicas.