El perdón, el diálogo y la reconciliación son las palabras de la Paz, refirió el Papa Francisco en su homilía ofrecida en la Jornada de Ayuno y Oración por la Paz en Siria. Desde la Plaza romana de San Pedro, el sumo pontífice hizo un llamado a hombres y mujeres del mundo a convertirse a la Reconciliación y la Paz.

“Recemos esta noche por la Reconciliación y por la Paz. Contribuyamos a la Reconciliación y a la Paz. Y convirtámonos todos, en cualquier lugar, en hombres y mujeres de Reconciliación y Paz. Así sea”, expresó Bergoglio ante la presencia de miles de fieles católicos.

El Papa Francisco convocó a esta Jornada de Oración, ante las amenazas y provocaciones de ataques militares que ha hecho el Presidente de Estados Unidos Barack Obama al pueblo de Siria.

En este sentido, el santo padre expresó que la creación conserva su belleza y nos llena de estupor, sin embargo, indicó que también sigue habiendo violencia, división, rivalidad y guerra en el mundo.

“Esto se traduce cuando el hombre, cumbre de la creación, pierde de vista el horizonte de belleza y de bondad y se cierra en su propio egoísmo, cuando piensa en sí mismo. Cuando se pone en el centro de sus propios intereses”, manifestó.

En cada agresión y cada guerra hacemos renacer a Caín

Desde la plaza San Pedro, el Papa Francisco reflexionó sobre tantas guerras que se han dado en la historia del mundo. Y expresó que este comentario no se trata de algo coyuntural sino de una verdad palpable, donde se ha prolongado esta historia de enfrentamientos entre hermanos.

“En cada agresión y en cada guerra, nosotros hacemos renacer a Caín. También hoy levantamos la mano contra quien es nuestro hermano. También hoy nos dejamos llevar por el egoísmo, por nuestros intereses, hemos perfeccionado nuestras armas, nuestra conciencia se ha adormecido”, indicó.

Con esta reflexión, el ayuno y la oración, el sumo pontífice hizo un llamado a todas las familias a pensar sobre los deseos que cada uno tiene dentro de su corazón para este mundo.

“El mundo que queremos es un mundo de armonía y de Paz dentro de nosotros mismos, en la relación con los demás, en las familias, en las ciudades, en y entre las Naciones”, sostuvo.

La violencia y la guerra utilizan el lenguaje de la muerte

El Papa señaló que, pese a toda la historia vivida, “seguimos sembrando destrucción, dolor, muerte. La violencia, la guerra, traen solo muerte, hablan de muerte. La violencia y la guerra utilizan el lenguaje de la muerte”.

Bergoglio, recordó durante su homilía, haber plantado un olivo en Buenos Aires, en el año 2000, pidiendo para que no haya más caos y guerra, un deseo que compartió con todos las familias católicas en ocasión a este nuevo encuentro en roma, rechazando la intervención militar de Estados Unidos contra el pueblo sirio.