Las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) iniciaron un taller de presentación y coordinación en el desarrollo de indicadores de agua, suelos y bosques para el monitoreo de la Subcuenca del Río Viejo.

Con la participación de las municipalidades del norte del país, Jinotega, Matagalpa y Estelí, además de compañeros de la Juventud Sandinista, la titular del Marena Juana Argeñal, señaló que este taller es parte de toda una política del gobierno que definió en su Plan Nacional de Desarrollo Humano la protección de las principales cuencas hidrográficas de los principales ríos y sus recargas acuíferas.

Argeñal explicó que en las principales cuencas, el gobierno trabaja programas para proteger las recargas acuíferas, involucrando a productores, gabinetes de la familia y autoridades locales que colaboran con las obras de restauración ambiental.

En ese sentido, comentó que en las cuencas identificadas se han desarrollado diques artesanales, se fomenta la silvicultura y se han creado sistemas adaptativos de producción, entre otras acciones que contribuyen a regenerar los acuíferos.

“Se trabaja en la cuenca 69 donde nace el rio viejo, que desemboca en la cuenca de los lagos de Nicaragua, es importante porque es un río que tiene un valor estratégico para Nicaragua, porque ahí se da la mayor producción de generación hidroeléctrica. El río viejo tiene caudales, potencial de agua donde van a estar 5 plantas hidroeléctrica, actualmente funciona la planta Centroamérica, Larreynaga y está en proceso de construcción tres plantas más”, explicó Argeñal.

Por tal razón dijo que el taller es de mucha importancia pues es un espacio de aprendizaje colectivo con las alcaldías municipales, los productores, los gabinetes de la familia y desde el gabinete ambiental con las instituciones hermanas que trabajan en la protección de las fuentes de agua.

La ministra indicó que durante el taller se dará a conocer a las autoridades estudios sobre la calidad de las aguas de la cuenca del Río Viejo,

“Este es uno los indicadores principales para generar satisfacción en la familia, para que haya buen acceso al agua potable en las comunidades y para que haya trabajo en el campo”, explicó.