La lucha contra las desigualdades sociales y la pobreza centró este viernes el encuentro del Papa Francisco y el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien realiza su primera gira oficial por varios países de Europa, luego del incidente que tuvo hace dos meses en el que fue retenido por 14 horas en un aeropuerto de Viena (capital de Austria).

La enviada especial de teleSUR a Italia, Esther Yañez, informó que la audiencia del presidente boliviano con el Sumo Pontífice duró aproximadamente 40 minutos. En el encuentro conversaron sobre diversos temas como la situación socioeconómica y política de Bolivia, también sobre la importancia que tiene la iglesia católica en Bolivia, en determinados temas como la educación, la sanidad, el cuidado de los niños y de las familias.

La situación internacional también formó parte de los puntos tratados en el encuentro, particularmente las iniciativas para conseguir la paz en Siria y en Medio Oriente.

La periodista informó que Morales y Francisco “se recibieron con un abrazo”, al encuentro el dignatario indígena dijo al Papa “para mi es el hermano Francisco” a lo que el Papa respondió “así debe ser”.

En el habitual intercambio de regalos el Sumo Pontífice le regaló a Morales una medalla del pontificado y dos libros, uno Del lado de los pobres, Teología de la liberación y el otro El Documento de Aparecida, donde incluso le señaló unos pasajes que debe leer y no debe perderse, señaló Yánez.

Por su parte Morales le obsequió al Papa el libro: Memoria gráfica. Reintegración marítima de Bolivia, sobre el reclamo de su país por acceso al mar.

La periodista recordó que este sábado inicia la jornada de ayuno por la paz convocada por Francisco, a la que Morales expresó que se unirá a la iniciativa “porque lo importante en estos momentos es encontrar la paz en Siria y rechazar la injerencia internacional”, dijo la periodista.

Yánez informó que el encuentro finalizó igualmente con un abrazo y el presidente se dirigió al Aeropuerto Internacional de Fiumicino en Roma (capital) retornar a su país.

En la agenda de su visita a Italia, Morales se reunió con su homólogo italiano Giorgio Napolitano, y con residentes bolivianos en esa nación, en la localidad de Bérgamo, ubicada en Lombardía (norte), como parte de su agenda de trabajo.

Morales informó, tras la reunión con su homólogo italiano que ''las relaciones diplomáticas, mediante los embajadores, van a continuar, y además de eso con recursos económicos de cooperación''. El presidente boliviano estuvo acompañado por su canciller, David Choquehuanca, y el ministro de Defensa, Rubén Saavedra.