Con un desborde de actividades deportivas, los estudiantes del Centro de Educación Especial Melania Morales, celebraron el Día del Niño y la Niña, demostrando así que Nicaragua cuenta con un modelo de educación inclusiva, donde la discapacidad no es limitante para que la niñez disfrute de ambientes llenos de entretenimiento.

El colegio cuenta con una matrícula de 456 estudiantes en las modalidades de educación inicial, primaria y habilitación laboral, quienes participan en actividades recreativas que contribuyen a su formación integral.

“Acá practicamos varias disciplinas deportivas de tal manera que nuestros estudiantes estén en permanente actividad física. Le damos gracias a Dios y al Gobierno porque vemos grandes avances, acá tenemos los espacios y condiciones necesarias para que nuestros niños puedan desarrollarse plenamente”, destacó Manuel Díaz, docente de educación física.

mined

El modelo de educación inclusiva ha permitido que se vayan rompiendo las brechas y los padres depositen su confianza en los maestros, quienes a diario están al frente de la hermosa tarea de educar.

“Acá propiciamos las condiciones necesarias para que ellos vayan creciendo en un ambiente de paz y seguridad, pero sobre todo en un ambiente en el que ellos reconozcan lo importante que son para nuestra sociedad, nuestros niños están en constante aprendizaje y socialización la cual los prepara para la vida”, subrayó Mery Francis, directora del centro educativo.

mined

mined

mined

mined

mined