Con la presentación de la historia “Sol y Luna” el Teatro de Títeres Guachipilín, celebró su 40 aniversario de vida artística desde la Sala Experimental Pilar Aguirre del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD).

Durante 40 años, Guachipilín ha recorrido 15 países, donde alrededor de más de 1 millón de espectadores han disfrutado de sus obras, con contenido educativo y dirigido a la niñez, además han compartido una bonita experiencia con Florentino, el títere bailarín.

“Contamos con nuestro personaje de Florentino, el cual nació en Moscú, en 1986 tuvimos la oportunidad de ser beneficiados con una beca en la antigua Unión Soviética, me fui a preparar con otros nicaragüenses y a mí me tocó la especialidad de los títeres y de ese experiencia nace nuestro títere bailarín y a partir de esa época con la colaboración de mucha gente, artistas, coreógrafos, diseñadores, actores y desde ese entonces ha llegado a la vida de niños y adultos”, expresó Gonzalo Cuellar, director de Guachipilín.

El apoyo del gobierno a través del TNRD les ha permitido mantener su hegemonía en el teatro de títeres, logrando a su vez ser ejemplo para muchos artistas nicaragüenses que hoy siguen sus pasos.

“Ellos fueron formados por la Revolución, son producto de las posibilidades que abrió la Revolución para que nos formáramos. Aquí antes de 1979 no había existido algo relacionado a los títeres, fue justamente con el esfuerzo de la Revolución. Ellos son una referencia para todos los jóvenes y todo lo que después se ha hecho en títeres, sentaron una base y han dado un ejemplo y la posibilidad que otros artistas incursionen en este mundo”, subrayó.

teatro

teatro