Un ochenta por ciento de avance es lo que se reporta en la construcción de los 7.8 kilómetros de carretera de circunvalación entre Nindirí y Las Flores que contribuirá a despejar la vía de la carretera a Masaya del tráfico pesado.

Con la construcción de esta carretera de concreto hidráulico, cuyo monto de inversión es superior a los 275 millones de córdobas con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se estará reforzando la carretera Las Flores-Catarina-Guanacaste, misma que ha dado su vida útil y que por ser una carretera con tráfico fuerte y de carga internacional ameritaba mejoramiento.

El Ing. Olaf Gámez, superintendente del proyecto, indicó que la obra está prevista a que concluye en los primeros días de noviembre y que quedan pendientes algunas intercepciones y dos rotondas para posteriormente realizar la señalización y construir las bahías para los buses.

“Hasta el momento va con un buen avance según lo programado y esperamos que esté lista para entregarse antes del 4 de noviembre”, dijo Gámez.

Esta carretera alterna es la primera que se construye bajo el Ministerio de Transporte e Infraestructura con nueva tecnología para el concreto hidráulico de cara a aminorar los gastos en mantenimiento de la vía, dado que el concreto hidráulico tiene una vida útil más a largo plazo.

“Es un proyecto que va a aliviar bastante el trafico que pasa principalmente por Masaya y es una obra que están esperando todas las comunidades aledañas, ya que antes aquí no había ni siquiera una trocha. Tuvimos que abrir, limpiar, cortar, se hicieron movimientos de tierra con volumen grande y se ha hecho un trabajo y muy bueno y extensivo que la población está esperando que esté finalizada para poder circular por esta vía alterna”, añadió Gámez.

El proyecto contempla la construcción de tres rotondas, una intercepción al final también en forma de rotonda, dos cajas fuentes, ocho intercepciones en todas las comunidades que atraviesa la carretera, donde se han hecho los brazos de aproximación.

Carretera es también un generador de empleo

Además de que la carretera contribuirá enormemente a regular el tráfico de la carretera a Masaya, el proyecto de construcción de la misma se ha convertido en un generador de empleo para los lugareños y para habitantes de otros municipios del país, donde por un periodo mayor a los seis meses han tenido garantizados sus ingresos.

“Yo tengo seis meses de estar trabajando y ha sido de gran ayuda para mi familia, porque he trabajado tiempo extra y eso me ayuda a obtener mayores ingresos para el sustento de mi familia, para tener un trabajito, pero al mismo tiempo se está aportando para el pueblo, se están haciendo obras que serán de mucha utilidad para todos los conductores”, dijo Raúl Armando Mercado Rayo, trabajador de la empresa constructora.

Noel Rodríguez expresó que el trabajo en el proyecto de la carretera le ha ayudado a mejorar la economía familiar de forma constante mientras ha durado el mismo.