Líderes y representante de las naciones que participaron de la XXI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) rechazaron y condenaron la actitud del Gobierno de Estados Unidos de excluir a los pueblos de Cuba, Nicaragua y Venezuela de la llamada Cumbre de las Américas a realizarse en los próximos días.

Mandatarios como el Presidente Nicolás Maduro de la República Bolivariana de Venezuela; el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez ; Luis Arce de Bolivia, así como ministros y de representantes de naciones del Caribe que forman parte del ALBA-TCP, manifestaron su rechazo a la actitud de Estados Unidos y demostraron su solidaridad para con los pueblos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El Presidente de Bolivia Luis Arce nuevamente afirmó que no participará de dicha cumbre si Estados Unidos insiste en apartar a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Además instó al gobierno norteamericano a poner fin a su política de bloqueo contra Cuba, así como eliminar las sanciones económicas contra Venezuela y Nicaragua.

“Apelamos también al diálogo y respeto a la pluralidad en el contexto de las naciones americanas, como es del conocimiento público en la ciudad de Los Ángeles de Estados Unidos se realizará la novena edición de las Cumbre de las Américas, nos preocupa que en su convocatoria ignore la diversidad plena que lejos de hacernos débiles, debería ser nuestra fortaleza como continente”, señaló Arce.

Calificó de arbitraria la decisión del gobierno norteamericano de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua bajo la excusa de que en esas naciones los gobiernos no respetan la carta de la América "lo único que ha conseguido es debilitar la Institucionalidad del foro regional próximo a cumplir 30 años. El veto de Estados Unidos demuestra que pese a la retórica en favor de la democracia y derechos humanos no existe una voluntad en las autoridades de dicho país para cambiar su política hostil hacia los gobiernos que dignamente no se subordinan a sus intereses”.

Por su parte el mandatario de Venezuela recordó que en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños existe un buen debate y se ha llamado la cumbre de las Américas como una convocatoria errática.

“Decimos convocatoria errática porque se ha pretendido y se pretende excluir de esa reunión que se autodenomina Cumbre de las Américas, excluir a los pueblos de Nicaragua, Cuba y Venezuela, hemos confirmado en el transcurso de esta semana el enorme poder que tiene la conciencia latinoamericana y caribeña, la protesta general de los gobiernos, pueblos y países de América Latina al pretendido proceso de exclusión, hemos visto como surgen las voces del Caricom de manera unidad y contundentes 14 gobiernos del caricom, nuestros hermanos del caribe, a los 14 gobiernos por su voz valiente, clara y contundente de protesta contra la pretensión de excluir a tres pueblos de nuestramérica, Venezuela, Cuba y Nicaragua, igual hemos visto voces firmes y valientes como la del presidente de México Andrés Manuel López Obrador, que se ha plantado a la levantar la voz de la verdad, de la moral, de la dignidad de todo un continente”, dijo Maduro.

El mandatario de Cuba dijo que Estados Unidos y su gobierno no tiene autoridad moral ni política para excluir a ningún país de la Cumbre de las Américas, y recalcó que el carácter de las relaciones hemisféricas ha de cambiar y se debe dejar atrás la subordinación de todas las naciones a los designios de un solo país.

Diaz-Canel cuestionó que el gobierno que se presenta como el modelo de democracia, de manera deliberada confunde su modelo político y defienda la exclusión.

Mucha solidaridad

Lionel Osborne representante de San Cristobal y Nieves, afirmó que todas las naciones de América deben ser incluidas en dicho encuentro, principios que deben ser esenciales para una verdadera unidad de los pueblos.

“Estamos muy preocupados al ver que hasta la fecha una serie de países de las Américas, como las Repúblicas de Cuba, Nicaragua y Venezuela no han sido invitadas por el país anfitrión a participar, ciertamente esto es contrario a las ideas de la cumbre reflejadas en su tema. Debemos buscar la inclusión como un requisito para lograr un futuro estable y fuerte en América. El gobierno de San Cristóbal y Nieves tiene una posición de principio de que la participación nuestra dependerá de la inclusión de todos los países de las Américas, nuestra posición se apoya en la creencia de que todos de que todos los estados miembros de la América deben recibir la oportunidad igual de participar”, señaló Osborne.

En iguales términos se refirió Nicholas Steele representante por Granada que habló que su país se solidariza con Venezuela, Cuba y Nicaragua o cualquier otro país "de la región que esté siendo excluido en momentos que todas las naciones deben estar unidas. Todos estamos en esto juntos, esto debe ser un tiempo mejor y nuevo, esa época debe llegar y también debemos ver porque se elimine el bloqueo contra Cuba y se ponga fin".

Por su parte el Ministro de Relaciones Exteriores de Antigua y Barbuda, Everly Pout Chet Greene, condenó el carácter hegemónico de Estados Unidos.

“Esa cumbre debe ser una cumbre inclusiva y no se debe excluir ningún país, esto debilita la región de América y la posibilidad de desarrollar un futuro sostenible y resiliente. Antigua y Barbuda condena enérgicamente la posición de medidas unilaterales contra Venezuela y Nicaragua especialmente durante la pandemia del Covid19, Antigua y Barbuda también rechaza el bloqueo contra Cuba”, dijo Chet Greene.