Una incómoda foto para el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, en la que aparece con el presidente sirio, Bashar al Assad, publicó un diario británico, mientras Washington se alista para una eventual agresión contra Damasco.

La instantánea, tomada en el 2009 e insertada en el Daily Mail, recoge el momento de una cena íntima de Al Assad y el entonces gobernador de Massachusetts, acompañados de sus esposas, en el restaurante Naranj, en Damasco.

Hace cuatro años, el ahora jefe de la diplomacia de Estados Unidos formaba parte de una delegación de su país que sondeaba algunas ideas para relanzar el proceso de paz en el Levante.

El gobierno del presidente Barack Obama considera a Siria como un actor clave en los esfuerzos de Washington de reanimar el estancado proceso de paz mesoriental, declaró Kerry en aquel momento. La foto aparece como factor embarazoso para el secretario de Estado, quien ahora comparó Al Assad con el dictador alemán Adolfo Hitler, en medio de sus esfuerzos para justificar a toda costa una agresión bélica contra el estado levantino.

Kerry insiste ahora en que el gobierno sirio empleó armas químicas el 21 de agosto en las afueras de Damasco y menciona cifras superiores a los mil fallecidos, de los cuales, asegura, más de 400 eran niños, aunque fuentes médicas hablan de 300 víctimas en total.

Las autoridades sirias rechazan las acusaciones de potencias occidentales sobre su implicación en ese hecho y denuncian que soldados del ejército sirio fueron hospitalizados a causa de ataques con ese tipo de armas por parte de formaciones armadas opositoras.

Rusia demandó a Estados Unidos y sus aliados presentar pruebas concretas para acusar al gobierno de Al Assad del uso de artefactos químicos en momentos en que el ejército sirio registra visibles victorias sobre los grupos subversivos.