Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, agradeció a Dios y a todas las personas que colaboraron para construir la nueva Catedral de Managua hace 20 años.

En declaraciones a los medios del Poder de las Familias y Comunidades, el Cardenal expresó que “en primer lugar (debemos) darle gracias a Dios nuestro señor quien nos dio la posibilidad de hacer esta Catedral”.

Además, aprovechó la oportunidad para agradecer a las personas que colaboraron. “Colaboró el pueblo nicaragüense y colaboró el señor Tom Monaghan”. “Debemos dar las gracias a Dios que nos dio los medios necesarios para hacer esta Catedral, donde los feligreses concurren para oír la Santa Misa y recibir los sacramentos”, aseguró el Cardenal.

Su Eminencia recordó que todo el clero de Nicaragua estuvo de acuerdo en aprobar la construcción de Catedral, “tomamos en cuenta al Consejo Presbiteral y los sacerdotes estábamos de acuerdo en que hiciéramos la Catedral en la forma en que habíamos pensado”.

El Cardenal recordó que la Catedral de Managua, recibió dos veces la visita de Su Santidad el Papa Juan Pablo II.

“En primer lugar hay que recordar la venida del Papa Juan Pablo II, estuvo dos veces en esta Catedral. Nosotros quedamos agradecidos con las visitas que nos hizo el Santo Padre, dos veces nos visitó, siempre él lleno de entusiasmo, él quería mucho al pueblo nicaragüense y se sintió muy contento en venir aquí”.

“La ultima vez (el Papa) me preguntó: ¿cree que el pueblo ha realmente escuchado mi palabra?, y yo le respondí: Santo Padre el pueblo nicaragüense ha escuchado su palabra y tratará de ponerla en práctica”, recordó Su Eminencia.

“El Papa se fue contento del esfuerzo que hicimos por traerlo, dos veces estuvo aquí en Nicaragua, le agradecemos hoy desde el cielo que nos bendiga para que siga, en Nicaragua, la iglesia trabajando en ese entusiasmo que le caracteriza”, dijo el Cardenal.

Su Eminencia también recordó que la construcción de la nueva Catedral de Managua, principal iglesia de la arquidiócesis de Managua, tuvo un costo aproximado de 5 millones de dólares.

Finalmente, el Cardenal reiteró que “le damos gracias a Dios nuestro Señor por habernos dado esta Catedral. Esperamos que se celebren con mucho entusiasmo esos 20 años. Sabemos como decía Cicerón que los días, los meses y los años pasan, pero queda lo que con la virtud y el recto proceder hemos conseguido. Que el Señor siga bendiciendo a los feligreses de la Catedral y a toda Managua”.

Por su parte Monseñor Eddy Montenegro, explicó que hace 20 años Su Eminencia, vio que era necesario que el pueblo de Managua y la arquidiócesis tuvieran un templo central de la cristiandad en Nicaragua.

Montenegro recordó que para la construcción de la nueva catedral se realizaron varias actividades con la feligresía, logrando recolectar medio millón de dólares más un donativo de 4.5 millones de dólares hechos por el señor Tom Monaghan, se completó la suma de 5 millones de dólares.

El prelado explicó que el diseño de la Catedral de Managua es un diseño moderno concebido por el famoso arquitecto mexicano, Ricardo Legorreta. “Con esta catedral se cerró este milenio pasado con una forma de catedral diferente a lo que estamos acostumbrados ver en el mundo”, explicó Montenegro.

Asimismo recordó que la construcción de Catedral también fue posible gracias a la donación de los terrenos donde se erige catedral, algo que fue posible, gracias las gestiones en aquel tiempo, del Comandante Daniel Ortega.

“Fue el presidente ortega que hizo posible que el terreno donde está construida la Catedral se pudiera impulsar este proyecto a través de la donación de los terrenos del Estado a la Catedral”, comentó.

Montenegro explicó que la Catedral es la sede del Obispo o Arzobispo, además “es el lugar donde se da y se vive la fe en acontecimientos como la Semana Santa. Es el templo central de la vivencia de la fe de cada diócesis”.