Los pobladores de comunidades rurales de los municipios de El Viejo y Puerto Morazán, en el departamento de Chinandega, celebraron este lunes la restitución de su derecho a la energía eléctrica y con ello la apertura a la instalación de pequeños negocios familiares.

“La Pedrera”, “Las Pozas” y “Santa Julia”, en el municipio de El Viejo, así como “La Unión”, “Cristina”, “Los Limones”, “Las Salinas” y “Paz Aly Sector No.3”, del Municipio de Puerto Morazán, fueron las ocho comunidades de Chinandega a las que le fueron restituidos sus derechos al servicio eléctrico con la construcción de 13.39 kilómetros de redes de distribución en ambos municipios para atender a un total de 1,946 habitantes en 414 viviendas y con una inversión superior a los 4 millones de córdobas.

“Nuestro gobierno está restituyendo no solo el derecho al servicio de la energía eléctrica, sino el derecho a la educación, a la salud, pero en materia de electricidad, de energía va avanzando con pie firme y estamos cumpliéndole a la población, meta que se cumplirá en el 2013 electrificando 1,188 comunidades a nivel nacional”, detalló Mario Esquivel, representante de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Según Esquivel, llevar electrificación a las comunidades rurales del país está permitiendo que las poblaciones se encaminen a impulsar su propio desarrollo con la creación de pequeños negocios familiares.

“Económicamente es una prosperidad para todas estas comunidades, algunos ya están instalando salones de belleza, mantenimiento y reparación de celulares, otros pequeños negocios como pulperías donde pueden ofertar productos con calidad y refrigerados, lo que antes no lo tenían y debían viajar hasta las cabeceras municipales para tomarse una gaseosas helada o poder disfrutar de un producto conservado”, sostuvo el funcionario de Enatrel.

Susana del Carmen Domínguez aseguró que en años anteriores pasaron muchas dificultades con el fluido eléctrico porque estaban pegados a alambres que no prestaban las condiciones para llevar la suficiente energía a las viviendas, pero con la instalación de las redes que el Gobierno ha llevado a su comunidad a través de Enatrel, han alcanzado seguridad y mayores beneficios en el hogar dado que hoy disponen de otras herramientas para la cocina y para su negocio en la elaboración y venta de tortillas.

“Ahora podemos usar la cocina eléctrica para cocer el trigo para el atol del niño”, agregó Domínguez.

“Yo me ahorro en encender el fuego, estar ahumándome y contaminar a mis hijos con el mismo humo del fuego, porque gracias a Dios y al Gobierno ya puedo cocinar en la cocina eléctrica. Ahí preparo toda la comida de mi casa”, dijo Thelma Vallecillo, quien además aprovecha la energía eléctrica para vender hielo y posicles (helados) en su casa.

“Esto les significa un mejoramiento de su nivel de vida, porque con la energía en sus casas tendrán la posibilidad de adquirir nuevos ingresos económicos haciendo posicles, refrescos o hielo para venderle a los demás pobladores”, expresó la Alcaldesa de Puerto Morazán, Miriam Ramírez.

Más seguridad en el negocio y en el hogar

Blanca Vallecillo aseveró que con la llegada de la energía eléctrica también representa un gran cambio en sus vidas, debido a que ahora disponen del servicio las 24 horas del día sin fallas y cortes, pueden ofertar mucho más productos que necesitan refrigeración sin el temor de que estos se echen a perder y le signifiquen una perdida en el negocio.

“Nosotros estamos agradecidos por lo que ha hecho nuestro Gobierno, porque ahora puede hacer cualquier conexión dentro de mi casa, ahora puedo vender pollo y carne refrigerada sin miedo de que se me echen a perder o que se me dañen los equipos por los bajones de energía que antes se daban”, declaró Leónidas José Espinoza, habitante de la comunidad La Unión.

Espinoza destacó que uno de otro de los beneficios que les proporciona tener fluido eléctrico en su comunidad es que pueden habitar en un lugar mucho más seguro porque las calles permanecen iluminadas toda la noche y de esa forma se aleja a la delincuencia.

“A veces se ponían un montón de vaguitos que se venían del barrio abajo a consumir drogas y licor, y ahora no porque está iluminada la calle y nosotros vemos cualquier cosa y dejo mi luz encendida con confianza, porque antes si conectaba la refri no podía encender la luz”, señaló Espinoza.

“Es bueno para que no se meta un delincuente, porque antes uno tenía que estar en lo oscuro y así aprovechaban a meterse a robar, porque se han metido en muchas casas”, añadió Blanca Vallecillo.

“Es un beneficio grande que ha llegado, porque era un sueño que se miraba imposible, pero con nuestro Gobierno y el Comandante Daniel (Ortega) si se hizo realidad”, manifestó Loyda Miranda, habitante de Las Pozas en Puerto Potosí.