Los funcionarios de la compañía, HK Nicaragua Canal Development Investment Co. (HKND), dicen que los estudios preliminares de ingeniería e impacto ambiental serían concluidos el próximo año, según informa La Voz de América.

Si bien el canal había sido propuesto en muchas oportunidades anteriormente, algunos expertos sostienen que esta vez, finalmente, podría ser finalmente construido.

La mayor parte del comercio internacional es transportado por vía marítima, del cual un 5% pasa a través del centenario Canal de Panamá, que une los océanos Atlántico y Pacífico.

La empresa HKND con sede en Hong Kong, y que recientemente recibió la aprobación de Nicaragua para la construcción del canal, sostiene que es necesario un segundo conducto interoceánico.

El argumento es que es necesario dar cabida a la expansión del comercio internacional y el creciente número de barcos que son demasiado grandes para utilizar el Canal de Panamá.

El experto en transporte de la Universidad George Mason, Rodney McFadden dijo a la Voz de América que existe una ventaja en los barcos de mayor capacidad de carga, y es que “son capaces de transportar cargas de mayor volumen por aproximadamente la misma cantidad de dinero por kilómetro. Esto reduce el impacto ambiental e incrementa el comercio".

La expansión que actualmente está siendo realizada en la capacidad del Canal de Panamá a un costo de US$5 mil millones, permitirá a los barcos incrementar la carga con la pasan por el canal interoceánico de 5.000 a 13.000 contenedores.

De tal forma, el potencial Canal de Nicaragua podría dar cabida a una nueva generación de cargueros de transporte de minerales, gas y petróleo que de otro modo tendrían que tomar una ruta más larga, a través del extremo sur de América del Sur.

Los expertos dicen que una mayor capacidad y la competencia podrían reducir los costes del transporte marítimo e impulsar el crecimiento económico de muchos países.

Para un país relativamente pobre como Nicaragua, el canal podría generar la construcción de mejores carreteras y puertos, y sin dudas, crear puestos de trabajo.

El trazado del canal atravesaría el gran Lago Nicaragua -el segundo más grande de Latinoamérica tras el Llago Maracaibo- que es una fuente fundamental de agua potable para el país y al respecto la compañía constructora, se comprometió a actuar de una forma transparente.

Al respecto Ronald MacLean-Abaroa, quien trabaja con la compañía HKND de Hong Kong, la licenciataria del proyecto, explicó que "tenemos planes para obtener financiamiento internacional y por eso, desde el principio, queremos dejar muy claro nuestro compromiso de cumplir con las buenas prácticas internacionales, en consonancia con un proyecto de clase mundial como es el de este tipo".