El General Julio Cesar Avilés, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, indicó que la institución castrense, con la valiosa cooperación de la hermana Federación de Rusia, está buscando cómo fortalecer el patrullaje naval en las aguas recuperadas ante Colombia tras la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (La Haya) del pasado 19 de noviembre de 2012.

El General Avilés indicó que de acuerdo al Plan de Modernización y Desarrollo (a largo y mediano plazo) que tiene el Ejército de Nicaragua, está buscando información de qué naves son las que estarían siendo más convenientes utilizar en el patrullaje de estas aguas para el resguardo de la Soberanía Nacional.

“Hemos visitado astilleros de la Federación de Rusia, donde hemos conocido diferentes embarcaciones que podrían ayudarnos de manera significativa a estar en mejores condiciones en el cumplimiento de nuestras misiones de manera particular en esos espacios del Caribe nicaragüense”, expresó el Jefe del Ejército de Nicaragua a través de una entrevista en la Revista en Vivo por Canal 4 de televisión.

A la víspera del acto central del 34 Aniversario del Ejército de Nicaragua que se celebrará la tarde de este 2 de septiembre, presidido por el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, el General Avilés sostuvo que esta institución, al realizar las gestiones correspondientes para modernizar el patrullaje naval, está atendiendo la evolución de las amenazas y riesgos de la plataforma del Caribe nicaragüense ante las actividades de narcotráfico y crimen organizado.

“En estos nuevos mares, nosotros pretendemos volvernos el eje articulador de la lucha contra el narcotráfico en ese sector, y ya tenemos algunos acuerdos con la Federación de Rusia, y ellos están dispuestos a cooperar en la lucha contra el narcotráfico en la zona. Hay una nueva realidad jurídica en el Caribe nicaragüense, y que nosotros estamos cumpliendo las misiones con mucho patriotismo”, expresó.

El Jefe del Ejército de Nicaragua, destacó que también Estados Unidos ha apoyado en la lucha firme que tiene Nicaragua contra el narcotráfico, con la donación de algunas lanchas de patrullaje y la reconstrucción de algunos puestos navales desde donde opera el Batallón de Tropas Navales de la Fuerza Naval.

También refirió que para el Ejército de Nicaragua estas aguas (del Caribe) no fueron restituidas, porque jamás renunciaron a ellas. Sin embargo, tras darse el histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia (La Haya), esto significó un nuevo reto para la institución castrense y para todo el pueblo de Nicaragua.

“Estamos hablando de miles de kilómetros y seis días después, es decir el 25 de noviembre, nuestras naves, aeronaves, la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval, salieron de Bluefields y de Bilwi, Puerto Cabezas, a navegar esas aguas. Aquí la Nación se dio un espacio, un periodo de tiempo de seis días, después del fallo, y salimos”, recordó el General Avilés.

El Jefe del Ejército de Nicaragua refirió que esta institución estaba convencida que tenía la razón en relación a la pertenencia de la zona marítima del Caribe, y sabía que la sentencia de La Haya iba a favorecer a Nicaragua. Además, indicó que esperaban que se les reconociera algunos accidentes geográficos, pero la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se los dio a Colombia.

“A partir del 25 de noviembre comenzamos a desarrollar la operación ‘Paz y Soberanía General Augusto C. Sandino en esas aguas recuperadas. Hoy vemos a nuestros pilotos, vemos a todos esos marineros realizando una misión de manera sostenida. Y continuamos navegando con mucho patriotismo y con mucha prudencia, con mucha firmeza, pero sí ejerciendo la Soberanía Nacional haciendo valer nuestras leyes”, manifestó.

El General Avilés precisó que en estas aguas recuperadas del Caribe, el Ejército de Nicaragua ondea con orgullo la bandera nacional de Nicaragua, misma que representa a todo el pueblo nicaragüense al norte y sur (del territorio marítimo recuperado), hasta llegar al meridiano 79, además de la cuarta Reserva de la Biósfera 'Seaflower', que también se recuperó con la sentencia de La Haya.