El secretario general de la Organización Tratado Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, indicó este lunes que si alguno de sus países aliados inicia un ataque militar contra Siria, podría utilizar las bases militares de ese organismo sin problema alguno.

“Es importante aclarar que no veo ningún rol de la OTAN contra Siria, pero si alguno de los aliados decide emprender una acción militar, pueden utilizar las bases militares”, dijo en conferencia de prensa Anders Fogh Rasmussen.

El Secretario General aseguró que en Siria no se vive en democracia y que por eso es necesario que exista una reacción de la comunidad internacional y volvió a acusar sin pruebas al gobierno democrático de Bashar al Assad sobre el presunto uso de armas químicas.

“Si Siria estuviese en democracia lo correcto sería respetar las discusiones y procedimientos internos de cada país, pero es necesario establecer una posición firme de la comunidad internacional. Se debe reaccionar. Ellos (Siria) no pueden usar armas químicas”, dijo el representante de la OTAN a los medios.

Fogh Rasmussen confirmó que fueron enviados misiles a Turquía para “garantizar la protección de un aliado” en el caso que haya una invasión militar a Siria. “Hemos llevado misiles a Turquía para ofrecerle protección. Si llegase a haber un ataque contra uno de los aliados nos veríamos obligados a responder. Es algo que hemos consultado entre aliados”, afirmó.

Durante la rueda de prensa, el Secretario General de la OTAN fue requerido sobre la confesión que hicieran los grupos armados según la cual el supuesto ataque químico del que se acusa al Gobierno sirio no fue más que una mala manipulación de las armas químicas que les habría entregado Arabia Saudí, a lo que Fogh Rasmussen respondió que “no sabía nada de eso, lo único que sé es que las pruebas acusan al régimen sirio de eso".

Los periodistas Dale Gavlak y Yahya Ababneh, que escriben para la agencia Mint Press, con base en las entrevistas realizadas en días pasados en el barrio Ghouta, y en otras zonas de la ciudad de Damasco (capital siria) aseguraron que el ataque perpetrado con armas químicas el pasado 21 de agosto estaban en manos de los mercenarios que actúan en siria y procedían de Arabia Saudí.

Las fuentes consultadas por el periodista Gavlak aseguran que se produjo “un accidente” cuando fueron erróneamente manipuladas.

El gobierno sirio desmintió el 21 de agosto a través del Ministerio de Información las noticias difundidas por varias cadenas internacionales, referidas al presunto uso de armas químicas por parte del Ejército contra grupos terroristas en las cercanías de la capital, Damasco, según reseñó la agencia oficial de noticias, SANA.

Estados Unidos y otros países de Occidente acusan a Siria de usar armas químicas contra su propio pueblo y han levantado la voz sobre una inminente invasión militar a Siria, algo que ha sido rechazado por la comunidad internacional y las Naciones Unidas.

Pese a que el gobierno sirio ha entregado pruebas de los ataques con armas químicas por parte de los opositores armados, estos mismos grupos han confesado tener este tipo de armas en su poder y haberlas usado.

Siria ha sido escenario de un conflicto interno que estalló en marzo de 2011. Informes demuestran que un alto número de mercenarios extranjeros participa en la guerra contra el Gobierno sirio. Cifras oficiales de la ONU han confirmado que en el conflicto interno, que estalló en marzo de 2011, han perdido la vida más de 95 mil personas.