Con el tradicionalismo característico y en pos del rescate cultural, el municipio de Masaya celebró este primero de septiembre una serie de actividades en el marco de sus fiestas patronales dedicadas a San Jerónimo.

Desde horas muy tempranas de la mañana, cientos de fieles devotos de “Chombito” se dieron cita en la comunidad El Nancite para participar en el corte del Palo Lució que será utilizados en las festividades de este pueblo muy pintoresco, para luego trasladarlo en procesión hasta la casa de la Mayordoma de las fiestas, Olga Zepeda.

En esta actividad, los promesantes y creyentes de San Jerónimo se dieron a la tarea de cortar el árbol que prestaba las condiciones para funcionar como Palo Lucio, que tuviera la medida de diez metros, para posteriormente llevarlo en un ambiente de fiesta hasta su destino final.

“Esta tradición tiene años de existir y en el corte procuramos tomar las medidas para que nadie salga lastimado a la hora que va cayendo al suelo”, dijo Joel Morales, coordinador de la Cofradía de San Jerónimo.

Según Morales, 140 miembros de la Cofradía participaron en el corte del árbol, pero para trasladarlo desde El Nancite hasta las 7 Esquinas se sumó el pueblo católico creyente de la imagen de San Jerónimo, que muy gustosos lo llevaron en procesión.

Durante su recorrido, en el que se cargó al ritmo de la música de filarmónicos, también se le montó en un carreta halada por bueyes para que aminorar la carga en el largo caminar hasta la casa de la Mayordoma.

“Esto es parte de una tradición y nosotros tratamos de mantenerla viva, por eso cada año venimos a participar en el corte y cargar el palo hasta donde doña Olga con mucho fervor y devoción, pero también lo hago para pagar una promesa que le hice a San Jerónimo a cambio de que le salvara la vida a mi papá”, comentó Luis Antonio Díaz.

Juan Francisco Torres afirmó que ya es una tradición en su familia trasladarse hasta El Nancite para ayudar a llevar el Palo Lucio.

“Yo lo hago por devoción al Santo y tengo 9 años de andar cargando el Palo Lucio y lo seguiré haciendo hasta que San Jerónimo me de vida”, declaró José Vargas.

Como parte del inicio de las festividades, por la tarde del domingo también se realizó una carrera de cinta en la comunidad Las Flores, donde una decena de caballistas intentaron demostrar su destreza montando y su habilidad para hacerse de la cinta que les garantizaría el premio de la tarde.