El Gobierno de Sudáfrica desmintió este domingo una ola de rumores creada en torno a la supuesta muerte del expresidente de ese país, Nelson Mandela.

El portavoz de la Presidencia de Sudáfrica, Mac Maharaj, dijo que eran falsos los rumores difundidos por cadenas de televisión que indicaron que tras la salida del hospital, Nelson Mandela había fallecido en su casa en Johannesburgo.

Los rumores iniciaron luego de que el expresidente de Estados Unidos (EE.UU.) George W. Bush enviara a la agencia a la agencia BNO News sus condolencias por la supuesta muerte del líder AntiApartheid.

"Barbara y yo lamentamos el fallecimiento de uno de los grandes creyentes de la libertad, que hemos tenido el privilegio de conocer", decía el comunicado. "Como Presidente, he visto con asombro como Nelson Mandela tuvo la notable capacidad de perdonar a sus carceleros tras 26 años de encarcelamiento injusto – estableciendo un poderoso ejemplo de redención y gracia para todos nosotros", agregó.

Poco después de haber publicado el documento, el portavoz de Bush, Jim McGrath, escribió en su cuenta en la red social Twitter (@jgm41) que “La declaración 41 del Presidente Bush sobre Nelson Mandela fue enviado luego de ver un mensaje de última hora de The Washington Post. No tenemos ninguna verificación independiente”.

Este domingo Nelson Mandela, fue dado de alta del Hospital de Pretoria en el que se encontraba hospitalizado desde el día 8 de junio.

Un comunicado divulgado por el Gobierno de Sudáfrica informó que "el estado de Mandela sigue siendo crítico y a veces es inestable. No obstante, su equipo médico está convencido de que recibirá el mismo nivel de cuidados intensivos en su casa de Houghton (en Johannesburgo)".

Asimismo se señala que la casa de Mandela "ha sido modificada para permitirle recibir cuidados intensivos allí" y "el personal sanitario que le tratará en su casa es el mismo que lo hizo en el hospital".

El sábado, la presidencia de Sudáfrica había emitido un comunicado especial para desmentir las “noticias incorrectas” que informaban de la supuesta salida del Hospital de Pretoria del líder sudafricano Nelson Mandela, señalando que su estado seguía siendo "crítico, pero estable".

El líder sudafricano es considerado un ícono de su país y del mundo por representar la lucha contra la segregación racial y ser el emblema de la unión en esa nación.