Los inspectores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llegaron este sábado a la ciudad de Rotterdam, en el oeste de Holanda, luego de haber recolectado la información necesaria para determinar el supuesto uso de armas químicas en Siria.

Según un portavoz de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) citado por el sitio web HispanTV, los inspectores de la ONU tienen previsto volver a la sede de la OPAQ en La Haya.

La fuente informó que las muestras que los expertos recolectaron en Siria, serán analizadas en diferentes laboratorios y posteriormente, entregarán un informe con sus conclusiones.

El corresponsal de teleSUR en Siria, Hisham Wannous, señaló este sábado que es un error decir que la misión de la ONU ha concluido, debido a que ahora deben procesar la información recolectada en Damasco (capital siria) para presentar la conclusión final.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su esperanza de recibir las conclusiones de las investigaciones de los inspectores “lo antes posible” para presentarlos ante el Consejo de Seguridad.

Los expertos llegaron a Holanda, tras abandonar Siria este sábado, en dirección al Líbano, donde fueron escoltados por miembros de las fuerzas de seguridad libanesas hasta el aeropuerto internacional de Beirut (capital).

Este sábado, el presidente norteamericano Barack Obama, confirmó que tomará acciones militares contra Siria, sin esperar los resultados de los investigadores, sin el aval del Consejo de Seguridad y aunque el Congreso de su país le niegue el permiso para tal acción.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró que si Estados Unidos (EE.UU.) tiene pruebas del presunto uso de armas químicas por parte del Gobierno de Siria, debe presentarlas; algo que el Gobierno del país norteamericano todavía no ha hecho.

Este sábado se dio a conocer que mercenarios sirios, apoyados por potencias extranjeras, admitieron su responsabilidad en el ataque con armas químicas perpetrado el pasado 21 de agosto y en el murieron cerca de mil 300 personas; pese a esto, Obama insiste en perpetrar un ataque contra el país árabe para "castigar" al gobierno de Bashar Al Assad por el uso (no comprobado) de estas armas.