La Policía de Turquía continúa cercenando el derecho a la libertad de expresión en ese país, esta vez con el bloqueo a una manifestación que tendría lugar este domingo en el paque Gezi en Estambul (noroeste) y que se pronunciaba a favor de la paz del mundo y en contra de los ataques a Siria.

Alrededor de un millar de manifestantes que se concentraron en las calles fueron atacados por las autoridades policiales con unidades anti-motín, además de bloquear el paso a los asistentes a la marcha que pretendían concentrarse en el paque Gezi.

Un fotógrafo de la agencia AFP constató que ante la represión policial, los manifestantes se replegaron en la avenida Istiklal, cercana al parque donde posteriormente formaron una cadena humana como símbolo de paz.

Entre tanto, los manifestantes condenaron las acciones de los Estados Unidos (EE.UU.) luego de que su presidente Barack Obama, anunció la intervención militar contra Siria. "Estados Unidos asesino, fuera de Siria", fueron algunas frases coreadas por los manifestantes.

Otras cadenas humanas se formaron también en otros barrios de la ciudad, en un llamado a los habitantes de Estambul a "darse la mano por un mundo libre y en paz".

Represión policial

En una jornada de represión policial, al menos 40 personas fueron detenidas por la Policía de Turquía durante la protesta antigubernamental que se llevó a cabo en la céntrica calle Istiklal, aledaña a la emblemática plaza Taksim en Estambul (noroeste).

En las últimas semanas, algunas marchas, respondidas con la intervención de los uniformados, se han venido registrando de forma esporádica en el país, tras las grandes manifestaciones de junio pasado contra el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a quien acusan de una "deriva autoritaria".

Las tres semanas de protestas en junio fueron el mayor desafío para Erdogan en su más de una década en el poder.

Las manifestaciones, que se intensificaron en julio, comenzaron luego de la decisión del Ejecutivo de demoler el parque Gezi, ubicado en la plaza Taksim, para construir un centro comercial.

Estas manifestaciones han dejado seis muertos, entre ellos cinco civiles y un agente de la Policía. Como consecuencia de la represión policial cerca de ocho mil personas han resultado heridas, mientras que centenares están detenidas.