El Gobierno de Sudáfrica confirmó que el líder y expresidente de ese país, Nelson Mandela, salió del Hospital de Pretoria en el que se encontraba hospitalizado desde el día 8 de junio.

De acuerdo al comunicado, “el estado de Mandela sigue siendo crítico y a veces es inestable. No obstante, su equipo médico está convencido de que recibirá el mismo nivel de cuidados intensivos en su casa de Houghton (en Johannesburgo)”.

Asimismo se señala que la casa de Mandela “ha sido modificada para permitirle recibir cuidados intensivos allí” y “el personal sanitario que le tratará en su casa es el mismo que lo hizo en el hospital”.

El sábado, la presidencia de Sudáfrica había emitido un comunicado especial para desmentir las “noticias incorrectas” que informaban de la supuesta salida del Hospital de Pretoria del líder sudafricano Nelson Mandela, señalando que su estado seguía siendo “crítico, pero estable”.

Ahora, en otro comunicado, confirma que el expresidente y premio Nobel de la Paz es trasladado a su casa, en donde seguirá recibiendo atención médica.

Mandela fue ingresado a principios de marzo a causa de una infección pulmonar. Asimismo, había pasado tres semanas hospitalizado en diciembre a causa de otra infección pulmonar y después de una operación de extracción de unos cálculos biliares.

Aquella fue su permanencia más larga en un hospital desde que fue excarcelado en 1990, después de cumplir 27 años de prisión por su lucha contra el anterior régimen racista del Apartheid en Sudáfrica.

En 1994 se convirtió en el primer presidente de raza negra de la historia de Sudáfrica, sufre problemas de salud desde años y tiene un amplio historial de problemas pulmonares a causa de la tuberculosis que contrajo en la cárcel.